Translate

Store berekekê CD Baby

lunes, 3 de diciembre de 2018

Despidiendo 2018 y esperando 2019

Este año que termina también estuvo vacío en lo creativo, sigo padeciendo la crisis de la creación en aquello que desde el punto de vista científico se llama la autoexigencia.

También es verdad que ha sido fecudno en otros caminos, consigiuiendo cerrar mi ciclo de estudios con una licenciatura en Música y el trabajo de investigación que siempre me interesó.

No sé si habrá un futuro para el berekekê compositor de aquí en adelante. La musa, como dirían los griegos, se ha pedido un permiso indefinido.

Por otro lado, las nuevas tendencias no me interesan y parece que esto es lo que cuenta de cara a la galería, ser vanguardista, snob, etc.

También mi faceta de blogero va a sufrir a partir de ahora un receso y he suprimido muchos artículos que nada tenían que ver con el arte o la música (no sé si me he dejado alguno por ahí).

Cada vez, tal vez por los años, siento que las palabras no tienen poder para mudar nada. Se reflexiona poco actualmente y se lee menos. Sufro la enfermedad de la misantropía en un mundo en que cada vez veo al ser humano más alejado de su proceso "de progresión" que próximo a nuestros primeros ancestros.

Por ello, y salvo que la sangre hierva de tal modo irrefenable que tenga que vomitar aquí, intentaré, si la ocasión lo merece, escribir más sobre arte y música.

Como siempre agradecer a los que siguen este blog, disculpas a los ofendidos (que no aceptación), y a blogger por servir de ventana sin prejuicios ni límites.

Deseo que este ciclo que como humanos hemos determinado cada 365 días, un próspero año 2019.

berekekê

domingo, 9 de septiembre de 2018

Gloria Estefan - Mi tierra 1.993


En el año de 1.993 Gloria Estefan publicó uno de los mejores álbumes, en mi humilde opinión, de su trayectoria y de la música latina.

Mi tierra no sólo se convirtió en poco tiempo en un éxito de ventas, algo que por otro lado a los artistas no nos preocupa demasiado ya que valoramos por encima de ello la calidad de este, sino que consiguió enamorar al planeta desde los sentimientos expresados desde el exilio de la cantante de su pequeña isla de Cuba.

El valor simbólico del trabajo de Gloria es indudable: un canto y una reconciliación con su patria, su lengua y sus raíces. Pero, además, era un homenaje a quienes por motivos políticos tuvieron que abandonar sin la posibilidad de volver al lugar que le había dado la vida. Tal vez, por esa razón, entre otras, se ganó la admiración del público internacional.

Había más motivos para garantizar el éxito esperado de Mi Tierra. Gloria contó con excelentes colaboradores, los cuales me gustaría destacar aquí.

La orquesta sinfónica de Londres prestó sus reputados servicios arropando el background de algunas de las canciones del álbum. También fue un acierto contar con grandes músicos que aparecen en el enlace anexo que más abajo se adjunta.

La genialidad y el buen hacer de las composiciones corrió a cargo de la propia cantante, de Estefano o de Juanito R. Márquez. El segundo aportando el lado más romántico y el tercero el tradicional. Sin duda, un gran acierto.También de Rafael Ferro con el inmejorable Volveras, Cachao y Jorge Luis Piloto.

La propuesta artística de Gloria Estefan contó con una superproducción que fue amortizada por el éxito alcanzado, pero especialmente por el momento en el que el álbum fue publicado, años en los que la música latina experimentaba un gran interés internacional.

Mi Tierra supuso, a mi modo de ver, el reencuentro de los Estefan con las raíces cubanas derrochando el mejor talento posible del momento (y probablemente de hoy). Nadie consiguió superarlo y pronto entraría en escena el reggaetón, muy alejado de los cánones de calidad y tradición esperables.

El álbum marcó una importante etapa de mi vida personal, es por ello que le guardo un cariño especial y siempre que puedo acudo a él. Gracias por este regalo a quienes lo hicieron posible y en especial a la valentía de Gloria Estefan. Por la verdadera libertad de Cuba.

viernes, 22 de junio de 2018

You´re the top, Merman


Recuperando en estos días un álbun que un amigo me regaló en formato de cinta de casete hace más de veinte años con temas de Frank Sinatra, me interesé por la voz de una de las cantantes. La canción era You´re the top del genial Cole Porter para el musical Anything goes de 1.934.

Al mismo tiempo, descubrí la faceta cómica de Frank en el filme The joker is wild de Charles Vidor, estrenada en 1.957, que en realidad tiene poco de comedia, ya que narra la desgraciada suerte en la que se encontró el cómico Joe E. Lewis en su trayectoria artística. Dibujando las grandes dotes de Sinatra también para la interpretación.

Aunque de modo diferente, a los tres le unían un cierto sentido de humor americano. Sin la voz de nuestra secreta cantante, la canción de Porter se hubiera quedado en una insulsa música carente de personalidad.

De ella, se cuenta que en una actuación pública a la que asistió George Gershwin, éste le pidió que jamás tomara clases de canto. Por aquel entonces, el compositor junto con su esposa Ira fueron los primeros fans de la estrella del musical. Para muchos, una de las más representativas.

Ethel Agnes Zimmerman, de padre alemán y madre escocesa, tenía una voz prodigiosa y en su dilatada carrera se cuentan grandes éxitos en teatro, cine y variedades. Su voz se dice que era mezzo-soprano y fue uno de los pilares importantes en el desarrollo del musical de Broadway.

La voz de Merman no es una melodía dulce y sensual, está cargada de realismo en su modo de interpretar con un dominio absoluto del tempo y de las cadencias. Tienen esa genialidad de los finales redondos, aquellos que todos esperamos, con el característico vibrado de la época. Sin embargo, y  aún ante esta falta de “dulzura”, la podemos oir en They say it´s wonderful con un estilo y talento conmovedor.

En febrero de 1.984, un tumor cerebral acabó con la vida de Merman que hasta sus últimos días continuó ejerciendo su papel de estrella, una estrella que quiso ocupar su lugar en el firmamento, con humor, con mucho sentido del humor.

lunes, 30 de abril de 2018

Carolina Cortés: siempre estarás allí

En muchas ocasiones he manifestado que no me gustan las expresiones de género. Como humanista, la especie está por encima de cualquier otra clasificación.

Sin embargo, es justo hacerle honor a Carolina Cortés, de la que poco se ha hablado en un mundo tan masculino como fue el rock de los ochenta en España.

Esta madrileña nacida en Vallecas ha escrito algunas de las canciones de Barón Rojo. En la página oficial del grupo han sabido reconocerle su mérito porque realmente es una componente más aunque no pisara el escenario.

Una mujer curtida a base de esfuerzo: música, arte dramático, secretariado, informática...

Carolina también escribió canciones para Luz Casal y otros artistas.

Olvidarla, es también olvidar una parte esencial de nuestra historia de la música moderna.

Gracias, Carolina por aquellas hermosas canciones.

Web oficial Barón Rojo

jueves, 21 de diciembre de 2017

Música para estas fechas

Estimados lectores:

Recordaros que el álbum TRIPARTITO bajo el subtítulo de Invernal, contiene canciones propias de estas fechas.

Como todos mis álbumes los fondos se destinan a acciones de tipo social o humanitario.

También disponible en plataformas de streaming como iTunes o Spotify (tracks 12 a 18)

CD Baby TRIPARTITO


lunes, 11 de diciembre de 2017

LA MÚSICA TRADICIONAL EN ESPAÑA: EL MÚSICO DE OFICIO



El panorama de la música tradicional en España es más que lamentable, es patético y dice mucho de lo que somos y de lo que queremos.

Salvo regiones de arraigada tradición (especialmente norte y sur del país), la música tradicional está ausente de la vida pública y social y no digamos educativa.

Para quien quiera darse una vuelta por la red, le adelanto que no encontrará proyectos de calado que se interesen por esta cuestión. Como ya he comentado en otras ocasiones, hemos cerrado la puerta a nuestro pasado, a nuestra historia, tal vez asociándola o estableciendo paralelismos con la vida política.

El insigne defensor del folclore, Miguel Manzano, en 1990 ya publicaba en El folclore musical en España hoy un panorama desolador y profético: “Podemos afirmar sin ambages que la tradición oral musical está hoy en España en el final de su última etapa de pervivencia” (MANZANO).

La situación, lejos de cambiar, ha empeorado. Con la entrada de la democracia en España también se produjeron una serie de movimientos pro anglosajones que consideraba que la música que nos llegaba de Reino Unido o EE. UU. de América del Norte era mucho más “culta y moderna” que nuestros antiguas canciones y danzas con un marcado carácter político y propagandístico. Esa falta de disociación, por otro lado pertinaz, dio lugar a un florecimiento de lo que hoy se conoce como música popular que no hay que confundir con tradicional, cuyo origen está emparentado con el término folklore que se hispanizó como folclore.  La música tradicional daba sus últimos estertores de vida en España, y digo en España porque como veremos, en otros países nunca hubo un posicionamiento tan radical entre lo tradicional y lo popular.

La falta de interés por la música tradicional en España es un problema sociocultural muy favorecido por la emergente industria discográfica del momento que en su afán mercantil dejó de apostar por ella y echarse en los brazos de las propuestas que en aquellos primeros años no eran más que malas imitaciones de lo que hacían los anglosajones. Un fenómeno, no obstante, que se extendió con la globalización por todo el planeta.

Después llegó un movimiento, pasada la década de los ochenta, de efervescencia de la música latina y España, muy aficionada a consumir lo de fuera y desmerecer el producto interior bruto, fue abriendo camino al mercado latino (infelizmente lo peor de éste, es decir, el más comercial).

Para hacer justicia, deberíamos decir que nadie puede poner barreras al campo, pero con este argumento olvidamos porqué esto sucedió.

En el ámbito de la Educación, el problema no es menor. Cualquier libro de texto actual puede hacer una biografía perfecta del mejor de los cantantes de pop que pululan por el globo, especialmente los norteamericanos. La Educación se ha preocupado también, como las industrias discográficas de vender el producto y no atender a nuestra historia musical, situación que puede agravarse con los movimientos antisistemas.

Pero como hemos dicho, en otros países, la música tradicional sigue teniendo un peso importante. Es inconcebible que en los países del Este no se trate la música tradicional, y no digamos ya en países de Asía y África.

Nuestros vecinos portugueses, sin ir muy lejos, han cuidado mucho más su tradicional musical. Os recomiendo encarecidamente la lectura de Mariana Freitas da Silva  A música tradicional portuguesa no ensino vocacional”. 2013

Además, está presente en la vida social del portugués y no hablo sólo del fado sino de música tradicional de la que ya he comentado en otros post en mi blog en portugués.

En Brasil o Colombia también hay programas educativos encaminados a que sus músicas no se pierdan o queden silenciadas o en el mayor de los absolutos olvidos. El acordeonista Renato Borghetti, ha creado un taller-escuela que promociona la gaita-ponto, una variante del acordeón .

También en Cabo Verde se han creado proyectos encaminados a tal fin.

La enseñanza de la música, antes de la llegada de los Conservatorios, era un trabajo de oficio que se transmitía de padres a hijos o de maestros a alumnos sin necesidad de institución formal. La institucionalización y el funcionariado restaron valor al trabajo de los maestros y con ello a que se transmitiera una cultura que pasaba a las siguientes generaciones.

Creo, que a día de hoy, la única manera de recuperar nuestra música tradicional es animar a aquellos músicos, compositores o intérpretes que se mantienen a duras penas en un mercado competitivo y agresivo, a que transmitan su conocimiento y recuperen el espíritu de nuestra música nacional, como defendía Pedrell tal vez quitándole las connotaciones políticas de la época que representó.

Recuperar canciones, instrumentos y danzas tradicionales es una labor de heroicidad, pero el intento vale la pena. Con ello, garantizamos que nuestra cultura no sea olvidada ni tenga que ser considerada un instrumento de propaganda ideológica. Sin duda, haremos Historia.

REFERENCIAS CONSULTADAS:

MANZANO, Miguel El folclore musical en España hoy. 1990 Boletín Informativo de la Fundación Juan March. Madrid. Recuperado de: http://www.miguelmanzano.com/pdf/El_FOLKLORE_MUSICAL_EN_ESPANA.pdf

SILVA, Marina Freitas de A música tradicional portuguesa no ensino vocacional. 2013 Universidade do Minino Recuperado de: http://repositorium.sdum.uminho.pt/handle/1822/28962

BRANDIMAGE Projeto Musical Tradicional 2015 Recuperado de: http://www.brandimage.pt/projeto-musica-tradicional/

martes, 31 de octubre de 2017

A mí con esos cuentos...




Es muy frecuente encontrar y escuchar esta expresión en boca de cualquiera que no se deja engañar o engatusar por otros.

Sin embargo, de un cuento se pueden extraer otras muchas aplicaciones más allá de la arriba citada.

Me centraré principalmente en los valores, pero antes de hablar de ellos, es necesario recordar algunos autores y filosofías de la moral ya que muchos o gran parte de los contenidos de los cuentos tienen un componente que trata de establecer las normas y puentes/barreras posibles en nuestras conductas.

Extraigo de un artículo que publicó el polifacético pero sobre todo pensador Juan Cervera Borrás y disponible en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes “La literatura infantil en la construcción de la conciencia del niño”, las palabras de Locke quien apuntaba que la conciencia sanciona o corrige el comportamiento como la idea que anticipa dicha sanción., o Kant que sostiene que la conciencia es la facultad que juzga la moralidad. (CERVERA)

El artículo de Cervera da información interesante sobre por qué los niños se afanan a un determinado cuento y no quieren desprenderse de él. Señala el autor que un niño de tres años, cuando sus padres iban a trabajar solicitaba a quienes quedaban a su cuidado el cuento de “Las siete cabritillas” de los Grima hasta que sus padres llegaban. Quien recuerde el relato advertirá que las cabritillas se tranquilizaban con la llegada de su madre.

Hay, por lo tanto, algo más que una base moral (discutible o no) en la Literatura especialmente Clásica Infantil: la construcción de la personalidad o como apunta Cervera, la construcción de la conciencia.

Sin embargo, yo he optado en este post por el camino de los valores. En este sentido,  Ramón Llorens García, del Departamento de Didáctica y Literatura de la Universidad de Alicante abre dos categorías en la cuestión de los valores.

Por un lado, los literarios, que sin duda son la semilla que formará a futuros lectores o escritores. Por otro, los sociales en los que cabe incluir algunos de viva actualidad, como la multiculturalidad y la tolerancia o el medio ambiente y un grupo que englobaría a la compasión, la amistad, la solidaridad, etc.

Desde mi punto de vista, uno de los trabajos más completos llevados a cabo sobre la educación en valores a partir de los cuentos infantiles de Purificación Salmerón Vilchez en su tesis intitulada “ Transmisión de valores a través de los cuentos clásicos infantiles” para la Universidad de Granada, 2004.

Salmerón, desde una perspectiva interdisciplinar sociocultural, pone en valor, y nunca mejor dicho, la importancia cultural de la Literatura Clásica Infantil y su papel en el desarrollo de la construcción que antes apuntábamos teniendo en cuenta que intervienen factores   de      tipo  sociológico,      psicológico,      antropológico      o      pedagógico (SALMERÓN, p,3)
Para mí, lo más interesante en relación a este post, es una serie de citas que es importante recoger aquí sobre los grandes escritores de la Literatura Clásica Infantil: Perrault, los Grimm, Andersen, etc.

Las reflexiones que introduce Salmerón de estos padres de la literatura infantil se apoyan en el carácter popular del que emanan muchas de sus historias o en situaciones personales como ocurre con los cuentos de Andersen.

Por razones de espacio, es imposible citarlas todas, así que me quedo con una de Perroult que ilustra claramente la función moral predominante en la época, es por ello, que, aunque se desconoce con exactitud si fueron autoría del propio Perrroult, se les llamase “Cuentos de antaño con moralejas”. Dice Perroult:

“Por   frívolas   y   extrañas   que   sean   todas   estas   fábulas   en   sus   aventuras, no hay duda de que excitan en los niños el deseo de parecerse a los que llegan a ser felices y al mismo tiempo el miedo a las desgracias en  que  cayeron  los  malos  por  su  maldad”.  (Perrault,  1694: prólogo  de  “Cuentos en verso”)  (SALMERÓN, p. 94)

En uno de mis últimos años como docente, recuerdo que me asignaron la asignatura de “Educación en valores” o algo así. No disponía de ningún libro de texto al uso y apenas contaba con cuatro o cinco alumnos a quienes se les había separado de la asignatura de Religión. Haciendo uso de mi imaginación no se me ocurrió mejor manera que aprovechar estos cuentos inmortales para transmitir determinados valores. Por aquel entonces no tenía las dudas que hoy tengo de si el lobo de Caperucita Roja era tan malvado ni la susodicha tan inocente y encontraba que mis discentes disfrutaban y entendían conceptos básicos como bueno/malo y otros más profundos como que la belleza está en el interior y no en lo exterior (La Bella y la Bestia) o la tolerancia a las diferencias (El patito feo, ANDERSEN).

Y casi con la misma intencionalidad, algunos años después, nacieron “ Cuentos en blancas y negras” incluido en el álbum TRIPARTITO en el que yo entendía que no había mejor manera de enseñar pedagogía musical que contar una historia cubriendo una doble función: el aprendizaje de un instrumento (piano) a partir del propio mundo infantil.

Sería injusto decir que los actuales creadores y creadoras de cuentos no están a la altura de aquellos ilustres maestros del pasado. A otros tiempos, otros valores. El individuo tiene que ajustarse a la sociedad en la que vive y no tanto la sociedad al individuo. Dicho esto, hay un patrimonio inmortal que hasta hoy no nos parece, o al menos a éste que os escribe, caduco. Mientras los cuentos infantiles perduren, también lo hará nuestra conciencia moral que nos obliga como decía Locke a sancionar o corregir aquello que hemos dado como norma para la convivencia.

REFERENCIAS:

CERVERA BORRÁS, Juan “ La literatura infantil en la construcción de la conciencia del niño”  Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Recuperado de. http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/la-literatura-infantil-en-la-construccion-de-la-conciencia-del-nino--0/html/ffbceca0-82b1-11df-acc7-002185ce6064_5.html

LLORENS GARCÍA, Ramón F. “Literatura Infantil y valores” Universidad de Alicante. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/206248.pdf

SALMERÓN VILCHEZ, Purificación “ Transmisión de valores a través de los cuentos clásicos infantiles” Tesis Doctoral. Universidad de Granada, 2004 Recuperado de: http://0-hera.ugr.es.adrastea.ugr.es/tesisugr/15487441.pdf

BEREKEKÊ Cuentos en blancas y negras.  Álbum Tripartitio. 2011 Distribuidor oficial CD Baby https://store.cdbaby.com/cd/berekeke8

BEREKEKÊ Cuentos en blancas y negras. Libro didáctico en partituras. Distribuidor MusicaNeo https://joseantoniorodriguez.musicaneo.com/