Translate

Store berekekê CD Baby

martes, 9 de enero de 2007

Contra la piratería

Malos tiempos para la música
Estamos asistiendo en estos últimos años a una verdadera devacle, un acoso y derribo contra las artes en general.  Una gran crisis nos asola. Por un lado, la falta de creatividad que acompaña a estos primeros comienzos de siglo y por la otra, la falta de respeto hacia el arte.
Frente a la controversia de si es beneficiosa o perjudicial la piratería, he de decir, que en ningún caso, el pirata gozó de buena fama e intenciones fuera cual fuere su género, por tanto, no cabe esperar menos de aquellos que gozan de total inmunidad e irreflexivamente violan la obra de un artista.
No es menos cierto, que durante mucho tiempo, los sellos discográficos, los productores y toda la parafernalia ajena en cierta forma al artista ha llevado infelizmente a este situación. El abuso, se paga y hemos visto que en vez de facilitar y poner al alcance del oyente, del lector o del que gusta de asisitir a un buena pelicula, han pensado más en llenarse los bolsillos y consecuentemente las ventas caen en picado y la piratería es cada vez mayor y más consentida.
Como no podía ser de otra forma, nuestros gobiernos y nuestro sistema judicial no toman cartas en el asunto y se limitan a "aconsejarnos" a través de anuncios que constituye un mal ejemplo.
Hay muchas formas de poner fin a esto, si se tiene voluntad, claro. Entre las medidas que se me ocurren está la vuelta al vinilo por ejemplo en materia de música, ya que no es posbile rippear ni copiar sin que ello suponga una pérdida de calidad. Y los músicos deberíamos por optar en no grabar en CD´s. Introducir un disco en el mercado con periodo de liquidez garantizaría y conformaría a aquellos que dicen que descargar música es una forma de probar el producto. Pues bien, ¿que tal 30 días?.
El arte, siempre fue un producto de segunda mano, y pocos artistas han podido sobrevivir con él. Relegado a materia de consumo descontrolado y perjudicando a los que realmente aportan algo.
Mi visión, salvo que alguien lo remedie, es negativa en este aspecto. Se perderán artistas, sin lugar a dudas, no motivados por lo que ocurre y grandes creadores que no podrán exponer su obra con una garantía de beneficio de la misma. Eso sí, al servicio de todos.