Translate

Store berekekê CD Baby

lunes, 27 de agosto de 2007

Que comience el circo

Hace unos días escuché en una cadena local en la cual se hablaba del dichoso canon, algo que es merecedor de ser contado.
En referencia al tema de la música digital que se descarga de internet, cierto invitado manifestaba que artistas conocidos permitían que sus discos fuesen rippeados porque con ello garantizaba el lleno de sus conciertos.
Bien, esto me parece patético y dice mucho de quien consiente y hace eso y de aquellos que además lo hacen público en una cadena de televisión.
Como artista, nada me obliga a dar conciertos, pues afortunadamente para eso se hizo la reproducción de las obras. Creo que aquí se intenta mezclar las churras con las meninas.
No existe nada que justifique la copia ilegal, y esto debe quedar bien claro, entre los artistas, los que promocionan y los que con bastante infortunio se dedican a hacer comentarios públicos.
Hay artistas que no necesitan ofrecer conciertos para dar a conocer su talento creativo. Porque la obra está ahí bien en formato físico o en formato digital, pero siempre previo pago. Muchos portales de música digital dan la oportunidad a sus clientes de escuchar una demo de la obra y eso sí que es legal y permite la promoción y la verificación de lo que se va a comprar.
No confundamos al artista con la función de circo, que por otro lado, me parece muy respetable. Y no están haciendo un favor al arte aquellos que pregonan ideas equivocadas o quienes siendo artistas miran la mano izquierda y también la derecha.