Translate

Store berekekê CD Baby

domingo, 3 de mayo de 2009

Estética e Historia de la Música Ligera Española 5a parte


SOBRE ESTÉTICAS EN LA  MÚSICA LIGERA ESPAÑOLA (V)


La movida madrileña (continuación)

En otras esferas proliferaban bandas que trataban de imitar lo mejor del Heavy internacional. Sería poco honrado comparar a unos de los mejores representantes del heavy como lo fueron los británicos Iron Maiden con nuestro mercado nacional, pero como decíamos anteriormente, existe una gran fuente creadora en los artistas españoles. Barón Rojo y Obus, por citar dos pesos pesados del género heavy, no sólo presentaron una música que irradiaba identidad propia, sino que además pudo cruzar la frontera para enseñar lo que el heavy español podía dar de sí.

Incluso el rockabilly, heredado de los años cincuenta en que hacía furor, destilaba una personalidad propia incomparable. Gabinete Caligari( Jaime de Urrutia, Fernando "Ferni" Presas y Eduardo "Edi" Clavo), que procedían del ambiente universitario no compartían absolutamente nada con los vascos Duncan Dhu, salvo el gusto por la estética rockabillesca.

La herencia del punk, tuvo importante repercusión en la escena nacional con grupos como La polla records y Kortatu. El eje más radical que revolvía los cimientos de las normas y las etiquetas sociales. En otro ámbito, menos agresivo cabe situar a Rosendo que venía del grupo Leño sin el cual la movida carece de mucho sentido, y José Ramón Julio Martínez Márquez, un actualmente irreconobiel Ramoncín aún teniendo presente que es otra estética la que ahora manda.

En una línea más cercana al tecno y a la música disco caben citar varios grupos de relieve. Uno de ellos es el formado por Olvido Gara, Alaska, que venía de varios intentos como Kaka de Luxe de corte más punk, y que fue pasando por diferentes formaciones más orientadas al tecno, el house o la música disco: Alaska y Dinerama, Alaska y los Pegamoides, Alaska y Fangoria,…El segundo de ellos fue el formado por los hermanos Cano y Ana Torroja, que se convirtieron en un fenómeno de masas sin precdeentes en nuestra historia musical. Pero Mecano entraba ya en los noventa con una estética diferente.

La lista de grupos podría ser interminable: Golpes Bajos, Os Resentidos, Orquesta Mondragón, Los Ilegales, Radio Futura, La Unión,… y un largo etcétera unidos por un factor común: la identidad de cada grupo, la marca registrada, nadie se parecía a nadie.

España vivió su mejor momento de brillantez cultural, especialmente musical, un segundo Siglo de Oro o la Décad Prodigiosa como algunos llamaron, repleta de creatividad merecedora de ser recordada.

¿Qué tuvo de peculiar esta década?, sin duda, no la de saber cantar. Nuestros artistas no procedían de Conservatorios ni Escuelas de Música, por aquel entonces, inexistentes, escasa o mediatizados de nuestro país, tal vez, el espíritu rebelde no les hubiese permitido pasar por las instituciones ya fueran públicas o privadas. Incuestionablemente, fue el ingenio y el proceso creador el que revitalizó la cultura musical de los ochenta, un momento histórico que venía favorecido por los aires de libertad, a veces mal interpretada, de una joven democracia que comenzaba a tomar su lugar.

Pero también se produjo una corriente social propicia para ello que había dejado atrás el guateque, las salas de espectáculos y los teatros por macroespectáculos en estadios, al aire libre, en épocas estivales de bonanza económica.