Translate

Store berekekê CD Baby

domingo, 28 de junio de 2009

Por la memoria de Michael

20090628134621-michael-jackson.jpgNo sé de qué manera Michael Jackson pasará a la historia: si por sus escándalos o por su talento. En realidad, no creo que él le importe. De hecho, ningún artista que se estime no está exento de polémica y para ejemplos podríamos llenar miles de páginas.
Para mí, personalmente, que crecí en la época del Thriller, Michael significó mucho. Y no sólo por el track que dá título al álbum, sino por todo el contenido que dicho álbum tiene, incluida la quegrabara junto a Paul McCartney.
Situar al menor de los Jackson en una familia de enorme dedicación a la música, especialmente al soul, resulta sencillo cuando se desprende su innato dominio propio de los niños prodigio, y Michael, sin duda lo fue.
En estos días, muchos blogs, revistas, noticias, etc llenarán páginas y páginas de nuestro Michael, por eso, no quiero que este sencillo reconocimiento se convierta en lo que muchos utilizarán para sus ventas y reclamos: el lado negativo de los artistas. Sobretodo por dos razones: la primera, el respeto que cualquier persona se merece y la segunda por el sufrimiento personal que Michael arrastró de por vida, sepultado antes de muerto.
Si hubiera vivido en la época de Mozart, otro niño prodigio, posiblemente hubiera caído en el más absoluto olvido y tan solo como lo hiciera el genial compositor vienés. Pero, Michael tuvo la suerte de ser un ídolo en vida, reconocido y respetado más allá de su país de orígen, una figura universal del pop y además tendrá la suerte, y debería enorgullecernos, de un sepelio digno no sólo de un gran artista, sino de cualquier ser humano.
La mejor manera de finalizar esta memoria sería con un gran gospel que espero le sepan brindar sus compatriotas.
Requiem in pace, Michael