Translate

Store berekekê CD Baby

lunes, 13 de septiembre de 2010

Bienvenido a lo inevitable

En el pasado siglo, no aún muy lejano, sería impensable todavía que algún día la música llamada "culta" llegaría a fusionarse con la "popular" también por llamarla de algún modo.
Teníamos ya algunos antecendetes en la música de cine "soundtrack", pero cada vez más se pone de relieve que todo el material clásico bien instrumental bien estructural se abriría paso entre sonidos electrónicos, cajas de ritmos, samplers, en definitiva, lo tecnlógico.
Lo mejor de todo esto es que no son entes separados que coexisten el uno al amparo del otro, sino que se está gestando una nueva forma de entender la música para un siglo que parecía no tener propuestas.
La llamada vanguardia musical continúa ya con respiración asisitida entre los nostálgicos de Schonberg, Stochousen y algunos más recientes que se han separado definitivamente del oyente, sin tenerlos en cuenta han sido víctimas de su propio elitismo.
Mozart no hubiera jamás compuesto La flauta mágica si no hubiera pensado que alguien podría estar interesado en ella, que podría conectar, encontrar la fórmula del alquimista entre creador-obra-receptor. No puede entenderse la música de otra manera, ningún arte en general.
Conjugar estos antitéticos estilos requiere maestría y un esfuerzo extraordinario para no caer en lo superfluo, en lo imitativo o en lo vanal, carente de valor artístico.
Recientemente he oido las producciones musicales de ES Posthumus, de la que no puedo daros mucha información, pues no he encontrado casi nada. Lo que si puedo deciros es que se ajusta perfectamente a este nuevo movimiento que está dando sus primeros pasos. La influencia de los compositores de bandas sonoras es decisiva en este campo, podeis leer mi artículo sobre "2012".
En CD Baby teneis algunos cortes de los trabajos de Es Posthumus. La música de este siglo ha llegado.