Translate

Store berekekê CD Baby

domingo, 3 de octubre de 2010

Entrega en mano


Hace unos años, publiqué un artículo sobre piratería, algo que desgraciadamente, aún viene ocurriendo, con lo cual el tal artículo sigue teniendo vigencia.
En el citado artículo propuse la vuelta al disco de vinilo como alternativa. Algo que para algunos resultaría descabellado e ilusorio.
Sin embargo, y para sorpresa y satisfacción mia, he encontrado una noticia en El País que habla de cifras, del declive de la venta de CD´s y del resurgir del disco de vinilo.
También me sorprendió que un artista como el brasileño Lenine dijera que grabaría en este formato y abandonaría el sonido digital.
Parece que los tiempos están cambiando, y al sonido digital le queda poco de vida.
Y no es casual que ocurra esto. Yo esgrimo dos motivos bien importantes. Uno, bastante objetivo y el otro susceptible de subjetividad.
El objetivo es bien claro: los artistas estamos hartos de que nuestro trabajo se piratee, se escuche con una calidad dudable y perdamos clientes. Esto es así, un artista graba para no por el romantico deseo de inmortalidad, sino para poder vivir haciendo lo que le gusta.
El subjetivo se refiere a la cuestinada calidad. Como en todo, tenemos pros y contras. El CD genera un sonido limpio y duradero, el LP pierde calidad con el uso y aparecen los típicos "clicks" o ruido de huevos fritos.
Muchos se conformarían con esto. Pero, afortunadamente, un melónoma o un buen amante de la música siempre quiere más y mejor.
Para entender la diferencia entre ambos formatos tendríamos que adentrarnos en el terreno de la Acústica y de la Psicoacústica, tal vez demasiado extenso para tan poco espacio. Baste decir, que el CD es un sonido digital que genera sonidos en el sistema binario de 0 y 1, la mayoría de las veces comprimido o retocado en lo que ya se conoce como "Guerra de los volúmenes". Mientras que el LP es grabado en analógico, es decir, a partir de la generación de corriente eléctroacústica, que la convierte en sonido.
Existe, por lo tanto, una razón, y tal vez, una vocación por la elección etre un determinado formato. Sería una temeridad aventurarse a decir que el LP "suena mejor" que el CD pero entre mis personales razones están las que a continuaciónenumero:
1. Fin de la piratería
2. Calidad sonora más "cercana" al original
3. El artista y los oyentes están demandando un cambio.
Sea como fuere, y llegue o no el fin de la era digital, si algo que parecía tan irracional como grabar en LP se impone, será por algo. La entrega, por tanto, tendrá que ser en mano y los insconcientes del rippeo sus días contados.