Translate

Store berekekê CD Baby

martes, 29 de marzo de 2011

Las muchachas de La Pietà

Vivimos tiempos difíciles también para la Iglesia, se generaliza
desmesuradamente sobre determinados acontecimientos o personas que no
representan más de una fracción y que
no es dominio de una determinada vocación o profesión sino de la
personalidad de cada un@ y sus propias desviaciones humnas.


Hace unos días salió a la luz una noticia en la cual la
Compañía de Jesús “indemnizaba” a los afectad@s por casos de pederastia.
Sinceramente, elogio la buena voluntad de dicha congregación religiosa que con
ello demuestra su sensibilidad, pero es triste pensar que el dinero sea la
justificación que muchas víctimas necesitan para “compensar” los daños
causados
 En este caos contextual en que andamos, quisiera hablaros de
la importante labor que la Iglesia hizo en otros momentos donde no se
adulteraban o mediatizaban las informaciones. Escándalos hubo en toda época no
es un hecho exclusivo de nuestras sociedades actuales.
San Juan Bautista de La Salle abogó por un mundo sin
analfabetos y a los scrptorias le debemos un legado valiosísimo de
nuestra cultura.

En el plano musical, donde la Iglesia ejerció también un
papel transcendental encontramos a uno de los compositores aún menos valorados
en una de las ciudades de gran riqueza cultural como fue Venecia. Antonio
Vivaldi, il prete roosso como cariñosamente le conocían sus
contemporane@s estuvo a cargo de la enseñanza y dirección del hospital-orfanato
de la Pietà.
Así recogía en este fragmento el magistrado y erudito
Charles de Brosse cual era el papel de estos hospitales-orfanatos de la Pietà
entre otros: “... casi todos ocupados por niñas bastardas o de las que se
ocupan el fondo público y dedicada en exclsividad a que sobresalgan en la
música [...] El hospital al que voy con mayor frecuencia es el de la Pietà
donde se ofrecen las mejores interpretaciones.”


El citado fragmento evidencia el papel de la mujer en la
música desde tiempos remotos y el reconocimiento que de éste hacían personajes
ilustres como Charles de Brosse. Pero más allá de este hecho, tal vez sin
precedentes, había detrás una institución a la que le importaba el ser humano
por encima de su condición y sus defectos, un ser humano del que se podían
sacar las mejores virtudes incluso en las condiciones más adversas. Esta
institución era la Iglesia.

La propia tragedia familiar de mi tía monja en la Guerra
Civil española, me hace huir de las Memorias Históricas y del partidismo con
que se manejan estas cuestiones. Ultrajada en medio de la calle por llevar un
hábito por unos republicanos que consideraron que era una ignominia ser
católico, además de la vergüenza de ser insultada pagó como premio con un colgante
de oro que no dudaron en considerar valioso tal vez no tanto por su
significado.
Yo no me considero católico, ni apostólico ni romano, ni
practicante de ninguna ideología política sólo creo en la justicia que hay que
impartir con cada individuo y sus acciones, en la justa medida y sin extrapolar
o culpar interesadamente.
Vivaldi y las muchas de la Pietà deberían hacernos
reflexionar sensatamente, algo que no está de moda en estos tiempos que corren.





REFERENCIA CONSULTADA:





GROUT AND
PALISCA. “Historia de la Música Occidental.2” pag 520-522 Alianza Editorial. Madrid.

jueves, 24 de marzo de 2011

Salvando las distancias


Como soy leal a mi espíritu crítico, le pese a quien le pese, me gustaría tratar en este post sobre arte y discapacidad.

Y lo haré partiendo de lo injusto del término discapacidad tal vez porque en el país de los ciegos el tuerto es el rey y valga la frase al caso. Y quiero decir con esto que no hombre, que no, que se equivocan ustedes de nuevo.

Hay dos frentes con los que tiene que luchar esta sociedad. El primero viene de aquellos que todavía tienen la etiqueta del “pobrecito”, arrogantes que aún no han asumido sus propias limitaciones y que dificultan en gran medida el desarrollo de la capacidadess de otros. El segundo, es el carácter victimista en que se refugian muchas personas que presentan algún tipo de deficiencia.

Y aunque, evidentemente se ha avanzado en la historia del ser humano en todos los aspectos relativos a derechos, también es cierto que en éste en concreto se hace a cámara lenta.

Sobre las investigaciones que he llevado a cabo para elaborar este artículo, me sorprende que el primer y único Congreso de Arte y Discapacidad celebrado en Altea y que contaba con S.A.R. la infanta Cristina fuera en 2.003. No lo vamos a negar, aquí el trabajo debe venir de uno mismo, para ser consecuente con lo dicho anteriormente.

Pero ya que no hay instituciones que velen por las personas con alguna deficiencia, o se encuentran limitadas por la falta de apoyo, sí deberían existir al menos recursos al alcance de los que se tienen que cocinar esto. Seamos realistas, el mundo no está hecho a medida de todos.

Por eso, y para animar a personas con alguna deficiencia me gustaría citar algunos ejemplos de superación personal, algunos harto conocidos y otros no tanto. En el mundo de la música tenemos a Ray Charles, Stevie Wonder o el maestro Rodrigo, por citar sólo algunos al alcance de todos y que sufrieron deficiencias visuales. La limitación visual para un músico o compositor es relativamente preocupante, se requieren aprendizajes adecuados que casi nunca están al alcance de quienes padecen estas limitaciones, aún así, el principal órgano no se ve afectado, de ello dan muestra las obras de los artistas citados, o deficientes con algunas taras mentales como Van Gogh o Robert Schumann.

El camino de la superación está en un@ mism@ y en la voluntad de llevarla a cabo y se requiere un esfuerzo continuado, no os lo voy a negar, para conseguir objetivos. Trata de dar valor a lo que haces por ti mism@ y preocupate menos de qué piensan los demás. Tu trabajo no es una actividad de competición o de demostraciones o sí, pero hacia ti mism@. Dignifica tu trabajo con la autocrítica y aléjate lo máximo posible de los que te han colocado ya la etiqueta o de los que dijeron: sí, es bueno, para ser ciego... También de los que no pueden ocultar en su rostro un gesto de compasión porque con ello están demostrando su arrogancia y su egolatría. Tú eres tú, no tus limitaciones.

Y por último JAMÁS aceptes una limosna, no vivas de la caridad del presuntuoso y alégrate de la satisfacción de uno de los mayores tesoros de ser artista: la creación.
Y como la educación debe ser un modelo de sociedad, os dejo algunos enlaces de lo que se puede hacer.

http://www.orquestajuvenil.cl/node/755
http://cml.music.utexas.edu/DisabilitiesArchive/GeneralInfo.htm

jueves, 17 de marzo de 2011

Zapatero a tus zapatos


Se habla mucho en estos días de la controvertida ley sinde en relación con la propiedad intelectual.

No voy a sorprenderme de las reacciones en un país donde la cultura ha importado más bien poco, por no decir nada. Las izquierdas minoritarias han lanzado la voz de alarma porque se vulnera " la libertad de expresión". Estas posturas nefastas para el arte serio, posiblemente electoralistas, dejan bien claro como se trata aquí la cultura y con qué rasero se mide.

Yo no sé si es positiva o no, entre otras cosas porque resulta difícil creer a estas alturas, que la ilegalidad a la que hemos estado sometidos escritores, compositores, cantantes, programadores y tantas personas que tratan de defender un trabajo digno al que los "defensores de la expresión" no dudan de acceder de manera gratuita resulta ya imparable y está en manos y al alcance de cualquiera.

Hoy día, ya no es rentable hacer arte, y a estas izquierdas eso debe de proporcionarles satisfacción, tal vez porque el intrusismo nos hace un flaco favor y vemos muchos parásitos hablando de arte sin saber qué demonios significa esta palabra. Se sigue pensando que el arte debe ser gratuito, algo que debería ofendernos profundamente a los que tratamos de crear algo nuevo, pero aquí permanecen callados, resignados porque no quiere perder personas susceptibles de comprar al menos un Cd, un libro o un programa.

Claro, las alegaciones que se hacen son de donde proceden los intereses de la citada ley o a quiénes benefician principalmente olvidando que muchos artistas son independientes. Esta visión retrógrada que existe en España sobre el artista no debería sorprendernos aunque si indignarnos.

Aquí molesta el artista, es evidente, un vago que vive de la renta de su obra, eso sí, nadie duda en descargarla nada más salir al mercado.

Por último como reza en el título de este post, por favor, dejen de utilizarnos para sus votos partidistas, dejen al menos que seamos nosotros quienes defendamos nuestros propios derechos y no hagan demagogia a costa del arte. Yo seré el primero que rellene un formulario de los que se ofrecen para rescatar del abuso y la impunidad de los piratas mis derechos de autor porque el miedo no debe ser la herramienta a utilizar contra los inconscientes, quien quiera seguirme que lo haga.