Translate

Store berekekê CD Baby

jueves, 24 de marzo de 2011

Salvando las distancias


Como soy leal a mi espíritu crítico, le pese a quien le pese, me gustaría tratar en este post sobre arte y discapacidad.

Y lo haré partiendo de lo injusto del término discapacidad tal vez porque en el país de los ciegos el tuerto es el rey y valga la frase al caso. Y quiero decir con esto que no hombre, que no, que se equivocan ustedes de nuevo.

Hay dos frentes con los que tiene que luchar esta sociedad. El primero viene de aquellos que todavía tienen la etiqueta del “pobrecito”, arrogantes que aún no han asumido sus propias limitaciones y que dificultan en gran medida el desarrollo de la capacidadess de otros. El segundo, es el carácter victimista en que se refugian muchas personas que presentan algún tipo de deficiencia.

Y aunque, evidentemente se ha avanzado en la historia del ser humano en todos los aspectos relativos a derechos, también es cierto que en éste en concreto se hace a cámara lenta.

Sobre las investigaciones que he llevado a cabo para elaborar este artículo, me sorprende que el primer y único Congreso de Arte y Discapacidad celebrado en Altea y que contaba con S.A.R. la infanta Cristina fuera en 2.003. No lo vamos a negar, aquí el trabajo debe venir de uno mismo, para ser consecuente con lo dicho anteriormente.

Pero ya que no hay instituciones que velen por las personas con alguna deficiencia, o se encuentran limitadas por la falta de apoyo, sí deberían existir al menos recursos al alcance de los que se tienen que cocinar esto. Seamos realistas, el mundo no está hecho a medida de todos.

Por eso, y para animar a personas con alguna deficiencia me gustaría citar algunos ejemplos de superación personal, algunos harto conocidos y otros no tanto. En el mundo de la música tenemos a Ray Charles, Stevie Wonder o el maestro Rodrigo, por citar sólo algunos al alcance de todos y que sufrieron deficiencias visuales. La limitación visual para un músico o compositor es relativamente preocupante, se requieren aprendizajes adecuados que casi nunca están al alcance de quienes padecen estas limitaciones, aún así, el principal órgano no se ve afectado, de ello dan muestra las obras de los artistas citados, o deficientes con algunas taras mentales como Van Gogh o Robert Schumann.

El camino de la superación está en un@ mism@ y en la voluntad de llevarla a cabo y se requiere un esfuerzo continuado, no os lo voy a negar, para conseguir objetivos. Trata de dar valor a lo que haces por ti mism@ y preocupate menos de qué piensan los demás. Tu trabajo no es una actividad de competición o de demostraciones o sí, pero hacia ti mism@. Dignifica tu trabajo con la autocrítica y aléjate lo máximo posible de los que te han colocado ya la etiqueta o de los que dijeron: sí, es bueno, para ser ciego... También de los que no pueden ocultar en su rostro un gesto de compasión porque con ello están demostrando su arrogancia y su egolatría. Tú eres tú, no tus limitaciones.

Y por último JAMÁS aceptes una limosna, no vivas de la caridad del presuntuoso y alégrate de la satisfacción de uno de los mayores tesoros de ser artista: la creación.
Y como la educación debe ser un modelo de sociedad, os dejo algunos enlaces de lo que se puede hacer.

http://www.orquestajuvenil.cl/node/755
http://cml.music.utexas.edu/DisabilitiesArchive/GeneralInfo.htm