Translate

Store berekekê CD Baby

sábado, 21 de mayo de 2011

ASNOGRAFÍA 2.009 guía didáctica



Rescatando algunas viejas ideas que quedaron de Plateroideología y en otros casos con nuevas aportaciones y sin la pretensión de hacer una segunda parte de Plateroideología, nació este álbum.

Entre las diferencias más notables que distancian a uno del otro se encuentran las siguientes:

1º. La filosofía. En Plateroideología se pretendía aprender de las noblezas del burro creado por el escritor Juan Ramón Jiménez. Asnografía, un término que utiliza el propio autor para referirse y criticar a ciertos académicos es la acción efectuada al comparar al hombre con el burro, algo absurdo, como demuestra el propio escritor, pues nada de ofensivo tiene la propia naturaleza de cualquier ser vivo y este término sólo hace denostar los atributos con los que fue creado. El hombre, por tanto, no puedo ser comparado con el burro para criticar su imagen salvaje o primitiva, su comportamiento incívico, pues en cualquier caso, siempre resulta más negativo, más detestable, que un ser racional se comporta de tal manera. Con este sentido, que no diverge mucho de la idea de Juan Ramón, nace Asnografía.

2º Musicalmente también encontramos importantes diferencias. En Plateroideología, el tema o modus operandi era el propio burro que era representado por el violín o el piano en algunas ocasiones con su peculiar “rebuznar”. En Asnografía, es por el contrario, los personajes secundarios los que destacan en el relieve de la trama musical, asociándoles estilos o características que les son propias. Platero ha dejado de cobrar protagonismo para dárselo a los que a su alrededor se materilizan.

Existen también grandes similitudes. La orquestación sigue optando por el modelo clásico y la recreación de lo andaluz, lo español, vuelve a aparecer nuevamente en este álbum. El álbum sigue inspirándose en los capítulos de Platero y yo.

  1. Nocturno:

El paisaje andaluz, las noches de primavera y verano se perfilan aquí en este Nocturno cuyo único protagonista es el piano. Una melodía cadenciosa, serena, con ciertos momentos de climax, melancólica y por qué no, bucólica en la tonalidad menor.

  1. La tísica:

En esta pieza de la niña tísica, las cuerdas han perdido brillantez, se vuelven artificiales, enfermizas, encargadas de la melodía Sin embargo, no es una melodía triste, el clarinete, la flauta y el piano nos contagian con esa alegría de la infancia a pesar de su grave dolencia. El tema de la cuerda es el que nos recuerda esa tragedia. El piano inicia un breve tempo español que se convierte en un segundo tema y que desemboca nuevamente en el tema primero con variaciones y se resuelve en el “rasgueo” del piano para retomar de nuevo el tema principal con pinceladas de flauta y clarinete.

  1. Granadilla:

Relata Juan Ramón la historia de esta gaditana en tierras onubenses con su chispa y genio castizo. Se recurre exclusivamente al piano que se presenta en forma de alegrías de Cádiz. Un único tema que va transformándose a lo largo de su desarrollo con giros melódicos nuevos, modulaciones o arabescos.

  1. Asnografía:

Para la construcción de la pieza que da título al álbum necesitaba encontrar ese efecto de absurdo, de irracional del término mismo e incluso del comportamiento de los propios seres humanos que actúan faltos de conciencia. De ello, resultó un tema en el que tres instrumentos dialogan en un diálogo y valga la redundancia de sordos. Cada instrumento (clarinete, flauta y fagot) está elaborando su propia melodía independientemente de los otros. Es la única pieza del álbum en la cual no aparece el piano.
El carácter de la obra con stacattos, tresillos y sin centro tonal definido se mantiene durante toda la pieza como un tema único.

  1. La fantasma:

Esta singular bulería encabezada por el piano está cargada de efectos sonoros de suspense, misterio creados por la cuerda en pizzicato o la melodía del piano y el xilófono. La cuerda dibuja una introducción al tema del piano que recupera motivos de la idea primera. Los últimos compases en un a piaccere quedan de la mano del piano.

  1. Toros:

Al igual que Juan Ramón, no pretendía hacer un homenaje a la fiesta nacional, ni al espectáculo taurino, yo quería tratar el tema del toro en libertad, en su medio natural que son los campos de España.
Para ello, de modo burlesco, aparece este pasodoble en la introducción inicial que se ve desdibujado por los metales en disonancias mientras el pianose esfuerza en dar una coherencia al mismo.
El tiempo es roto en seco para esbozar una melodía muy ornamentada en la voz del piano en un tiempo adagio y cadencial. Esta única idea resuelve en un alegre pasaje acompañado por la cuerda.

  1. Sarito:

Este niño de madre dominicana que comparte experiencias con Platero y los niños del pueblo es tratado desde su propio contexto musical en una especie de danzón cubano con un marcado ritmo caribeño.
El piano en ostinato abre una melodía dulce que es relevada por la cuerda en el registro medio y que desemboca en el clásico danzón. La flauta, la cuerda sobre la base pianística se reparten algunos compases hasta que el piano vuelve a ser protagonista esbozando motivos caribeños que desembocan en el tema principal de los primeros compases y que abre el camino hacia el final en un nuevo motivo acompañado por la cuerda.

  1. Corona de laurel:

Es un capítulo que describe los momentos lúdicos que Platero comparte con los niños del pueblo. Un guiño que Juan Ramón le hace a los viejos juegos tradicionales. Platero se esfuerza en una carrera en ser el primero y como premio le otorgan la corona de laurel.

El piano inicia un clásico tema andaluz, muy rítmico en el que se va sucediendo la idea principal interrumpida por un breve pasaje arabesco y que tomando la idea primera se va decelerando, por el cansancio de la carrera, hasta acabar en una cadencia rota.

  1. Paisaje grana:

En la línea de Nocturno, surge este paisaje grana, de los bellos atardeceres tan bien descritos por Juan Ramón. El piano en un andante va elaborando una sencilla melodía cargada de nostalgia, melancolía y con muchos motivos españoles.

  1. Almirante:

Este caballo marinero que pinta el escritor representa la nobleza y la fuerza de los bellos caballos andaluces. Almirante está lleno de vitalidad, de empuje y así se representa en esta pieza rumbeada donde el piano despliega su carácter arropado por la cuerda que comparte junto a la percusión la estructura musical de la misma. Las castañuelas aparecen en algunos fragmentos contagiando de esa festividad y estilo de vida de los pueblos y las personas andaluzas.

  1. Variaciones del Conde Olinos:

El único tema que no aparece así exactamente en la obra de Juan Ramón, son estas variaciones del Conde Olinos, aunque retrata otra sencilla música popular infantil. Me pareció interesante recurrir a esta pieza y crear unas variaciones a partir de ella. El piano inicia una introducción breve que resuelve en la melodía popular sobre armonías complejas y variantes melódicas hacia el tono menor, se impone un pasaje original que esboza nuevamente en el tema original. Los metales junto al piano abren una nueva variación y el piano improvisa unos compases para recuperar nuevamente la idea melódica camino de su resolución.