Translate

Store berekekê CD Baby

jueves, 24 de noviembre de 2011

Tienopiridina para todos


Seguramente que Charles Batteaux (1474) cuando acuñó por primera vez el término Bellas Artes, no imaginaba que muchos años más tarde se iba a difuminar ostensiblemente su definición.
Y es que por mucho que las estéticas cambien y no sean tiempos de bonanza creativa o al menos de reconocimiento de las auténticas, me parece deshonroso premiar por premiar a falta de verdaderos merecedoros de dicha distinción.
Sí, podemos volver a escudriñar en qué es el arte, quién tiene voz para distinguir lo bello y lo feo, lo sustancial y lo cosustancial, pero nadie puede negarme el derecho a utilizar unos parámetros mínimos que están en la base misma de la terminología de arte.
Me consta, que la iniciativa no ha partido de S.M. la Reina, a quien considero de un buen gusto e inteligencia cultural y artística, algo que siempre le ha caracterizado.
Por tantoo, les corresponden a otros hacer una profunda reflexión de los valores y arquetipos que se están homenajeando y que irremediablemente se utilizan como modelos a seguir.
Sin entrar en el resto de las Artes de las que por desconocimiento puede decir bien poco, en el campo de la Música se pone de manifiesto la incultura de este país, la falta de diferenciar un mass media popularesco de un verdadero artista.
Desde que conocí la noticia he empezado a tener en cuenta los efectos beneficiosos de la tienopiridina. Se la recomiendo a ese jurado por los efectos mejorables, que no reversibles, que actúan sobre la circulación cerebral en casos de isquemia.
No, no creo que al "bautizador" del término Bellas Artes le agradaría conocer estos premiados. Mucho me temo que también a él le resulte dificil entender que o bien la Belleza ha cambiado para mal o el Arte se ha convertido en un amasijo de ideas sin pies ni cabezas donde lo que verdaderamente importa es demostrar que aún confundiendo las churras con las meninas, uno puede llegar a destacar en cualquier campo de la vida.