Translate

Store berekekê CD Baby

domingo, 12 de febrero de 2012

Whitney Houston y sus huerfanos

Hoy amaneci con la triste e impactante noticia de la muerte de Whitney y no lo digo con banalidad, me confieso un ferviente admirador desde sus comienzos. No puedo negar que la noticia me haya conmovido e incluso que brotaran algunas lágrimas.
Recuerdo como fueron sus primeros pasos, fue con esta foto que ahora os dejo, la primera vez que oí hablar de Whitney. Yo, que siempre he sido muy antianglosajón y me ha parecido muy vulgar la música americana, Whitney, al igual que Frank Sinatra, fueron la excepción que confirma mi regla.
De ambos, siempre admiré el talento vocal y la capacidad para expresar con sonidos algo tan dificil como es el sentimiento. Después de Whitney llegaron otras con mucha popularidad pero de escaso valor musical desde Colombia, Puerto Rico y algunos lugares de Estados Unidos.
Whitney, aquella delgadita casi enfermiza como sugiere la foto, derrochaba unas grandes facultades para cantar en campos tan peligrosos como el soul donde siempre existieron ministr@s que están en la mente de tod@s.
Me viene a la memoria también aquellos años de olvido en el que suelen caer muchas estrellas pasado su tiempo de brillo y sus dificiles momentos con la droga. Yo siempre estuve ahí, siguiendo su trayectoria, incluso me animé a escribir en su web oficial para darle fuerzas en superar aquella horrible pesadilla. Y me alegré cuando consiguió enfrentarse y superarse como persona.
Whitney es un referente en mi generación y tod@s l@s que en ella nacimos nos vemos cada día más huerfan@s con su pérdida y la de otr@s artistas con l@s cuales compartimos una etapa de nuestra vida.
La vida es algo incomprensible, el destino no esgrime diferencias y toda causa tiene un efecto, pero como ser humano me exalta que tanto desgraciad@ haya por el mundo sin merecer el suelo que pisa y aquell@s que sin amar la vida no se mueren. Algo hay que está más allá de lo biológico, de lo científico aunque much@s se nieguen a reconocerlo. En definitiva, qué es la vida sino un paso más, un trámite de un insignificante ser en la inmensidad del Universo del que Whitney Houston forma parte, pero yo, a diferencia de aquell@s que piensan que tod@s somos iguales encontré una luz en mi camino y un ejemplo de superacióon. Ahora, que nos dejas huerfan@s encontramos un hueco, como decía Alberto Cortez "Cuando un amigo se va queda un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo". Descansa en paz Whitney.