Translate

Store berekekê CD Baby

sábado, 29 de septiembre de 2012

De Xisto Bahia para el mundo

Una de las contribuciones más trascendentales para convertir la música brasileña en un trampolín internacional se lo debemos a Xisto Bahia y su canción “Isto é bom” (Esto es bueno). Y no, porque la música en sí tuviera una importancia más allá de la que tuvieran otras de su mismo estilo, sino porque supuso la primera música grabada en Brasil.

Xisto de Paula Bahia nació en Salvador- Brasil en el año de 1847. Un hombre de grandes dotes creativas y una profusa actividad artística entre las que se incluía la dramaturgia.

Pero no es la intención de este blog destacar la figura de Xisto, aún bien mereciéndola, sino en la de adentrarnos en la primera música que se considera de exclusividad absoluta brasileña: el maxixe.

A pesar de las indicaciones del gran Villa-Lobos atribuye el nombre a un bailarín, pero esta información no es defendida por Jota Efegê que dedicó un libro intitulado “Maxixe: la dança excomulgada” (Maxixe: la danza excomulgada) publicado en 1.975.

Lo que sí parece tener más fuerza es dónde se originó esta danza, canción, en definitiva, música.

Parece que 1875 es la fecha y Lapa Río de Janeiro la ubicación. Sin embargo, para aquella sociedad estilizada, el maxixe, también llamada la danza prohibida era una inmoralidad que incitaba a las malas costumbres. De hecho, sólo era bailado en cabaret en suburbios de clase baja y mujeres de cuestionable reputación. El primer acercamiento se produce con la frecuencia en la que hombres de posición social relevante se acercaban a estos lugares en busca de diversión.

Pero el salto decisivo del maxixe al reconocimiento como baile de salón surge del atrevimiento de la dama Nair de Teté, en 1914 ante el asombro de los asistentes a una celebración en el Palacio do Catete.

Musicalmente, el maxixe es un firme heredero del lundu, pero para disfrutar y codearse con los variados estilos de los bailes de salón de la época, tomó formas de la polca, de la habanera cubana y más tarde del tango. De hecho, muchos le llaman el tango brasileño.

Si el estilismo desnaturalizó al maxixe o lo engrandeció es cosas que dejaremos en manos de los que gustan de estos debates. Lo cierto, es que se convirtió en el primer baile urbano de Brasil y por ende y gracias a la industria discográfica y a Xisto Bahia, en pantalla abierta al resto del mundo.

BIBLIORAFÍA consultada:
Maxixe, a dança proibida
Xisto Baia:Wickepedia
PERRONE, Charles A. Músicas do Brasil: Masters of Contemporary Brazilian Song. Vol 1 fasc. 3 pag. 26,27 Time Life Books, 1.998
Etiquetas: , , ,
29/09/2012 17:22. berekeke #. reseñas brasileñas

jueves, 27 de septiembre de 2012

Agathe Backer-Grøndahl: triple salto sin red

 

No me considero un feminista, ni mucho menos machista. Siempre he encontrado en los extremos la falta de cordura que todo buen juicio necesita.

Por tanto, al hablar de Agathe Backer no lo haré en defensa de movimiento alguno ni para demostrar el error del pasado, pues de errores el pasado tiene un largo catálogo.
Lo hago desde la convicción de las grandes dificultades que suponen para una sociedad como la del s. XIX y hasta la avanzadilla que los años 20 situaron a la mujer en un lugar diferente al que hasta ahora había venido ejerciendo en Europa y lso EE.UU. de América.
El caso de Backer es digno de consideración desde tres aspectos.
El primero, como ya hemos comentado, el haber nacido bajo un cuerpo de mujer en una sociedad que limitaba en gran medida las potencialidades y capacidades. No obstante, y como consta en la propia historia de Clara Schumann, máximo o mejor conocida exponente de mujer pionera; el reconocimiento por parte de otros artistas y compositores del sexo masculino era más que aceptado teniendo en cuenta que en un pensamiento como el de entonces no caben ni críticas ni reproches. Cada sociedad diseña sus propios valores. La mujer siempre ha tenido un papel fundmaental en la vida musical de cualquier época. Nuestra visión actual se ve a menudo "encadenada" por ciertos prejuicios propios de la época que vivimos, no del pasado vivido entonces.
El segundo aspecto es cosustancial, aunque no relevante, a la propia cultural musical de un país. Tengamos en cuenta que por citar de nuevo a Clara Schumann, protagonista de uno de los mejores momentos de la música en Alemania, no puede ser comparado a la de Backer, en una Noruega en que dicho protagonismo estaba como poco difuminado. Por tanto, supone un gran reto para una persona como Agathe Backer sobresalir en estas duras condiciones a las que se vió sometida y la voluntariedad y fuerza para salir de su entorno y codearse con Franz Liszt, por ejemplo, quien fuera uno de sus profesores.
El tercero de los aspectos destacables es el período que Backer tuvo que vivir. En pleno Romanticismo o postrromanticismo, según autores, era obvio que cualquier músico necesitaba desplegar un ámplio abanico de destrezaas y cualidades para poder estar a la alttura de las circusntancias. No podemos olvidar que el virtuosisimo se había instalado como sello identificador del talento musical. Por tanto, no era suficiente demostrar que alguien era capaz de interpretar una pieza musical, sino que su talento residía en sus malabarismos y en las inagotables carreras de escalas, arepgios y saltos.
Agathe Backer, nacida en Noruega en 1847, tuvo la suerte de encontrar en el seno familiar la educación preliminar que cualquier músico necesita  para su posterior desarrollo. Tvuo la capacidad de demostrar que no era sólo una pianista de gran habilidad técnica, sino también una compositora que, como otros muchos compositores de la época, restringió su espacio al piano y a la voz en sus innumerables canciones compuestas a la usanza de la época.
Estilísticamente, es dificil no hacer comparaciones, pero también hay que tener en cuenta que las cotas de entonces se situaban en la música de salón y menos en la de concierto, por lo cual lo que sí cabe destacar de Backer es su impronta, hablando de tú a tú con cualquier compositor  con mayor o menor reconocimiento o prestigio social.
En este mundo en que vivimos a mi me gusaría destacar o diferenciar dos cosas bien distintas.
Una, es el peso de las sociedades que influye de modo evidente sobre el reconocimiento en función de los valores preponderantes de cara a la galería. El otro, y para mi, más importante, es el reconocimiento de los colegas, y en este sentido y pese al triple salto sin red de Backer y de otras muchas mujeres de o antes de la época, ha sabido demostrar que en ningún caso fueran vícttimas de lo que hoy tanto se ha dado en llamar discriminación. Jugaron un papel en función de la sociedad que le circunscribió sin que por ello nadie dudase entonces del gran talento desempeñado en beneficio de la música.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Los cuartetos berekekê 2.012

La última propuesta musical que os traigo y que acaba de publicar CD Baby son "Los cuartetos".
Los cuartetos son el resultado de varios meses de trabajo y en un momento de mi vida en que estaba familiarizándome con el erhu, el tradicional violín chino.
Con estos cuartetos se abandona la tendenciia de estos últimos años de dar cierto protagonismo al piano.
Desde el punto de vista estilístico no se apreciarán novedades ni innovaciones, sino más bien una reestructuración de formas ya establecidas en las que domina el elemento o rasgo cultural o la simple creación motívica.
Si estáiis interesad@s en escuchar los cuatro cuartetos repartidos en sus respectivos tres movimientos, os recomiendo el banner que CD Baby proporciona de acceso directo a la página web.

Berekekê: Los Cuartetos/ The Quartets