Translate

Store berekekê CD Baby

domingo, 18 de noviembre de 2012

Miliki que estás en los cielos

Amanecí con la triste noticia de una gran pérdida. Y amanecí como el niño de cuatro o cinco años desconsolado y con los ojos llenos de lágrimas. Si hay algo que Los payasos de la tele dieron a este generación como la mía fue sensibilidad y no me avergüenza reconocerlo.
Malos tiempos, sin duda, nos dejas apesadumbrados aunque ya no estabas tan presente, tu recuerdo sí permanecía con nosotr@s, con Gabi, Fofo y más tarde Fofito, con las canciones que hemos vivido y hemos cantado.
Es cierto como se dice en las miles de manifestaciones de afecto que circulan en la red, que nunca dejaremos de ser niñ@s gracias a vosotros. Niñ@s hoy huérfanos de ilusiones, alegrías y de buen humor, niños ayer de otros tiempos que se fueron marchando con nuestros años, con las crueles hojas del calendario corriendo ante nuestros ojos.
No me importa quienes piensen que este post sobra en este blog. Para mi, el arte de un payaso engloba muchas facetas como nos demostró Gabi con su saxo en multitud de ocasiones, o con las composiciones de Miliki cargadas de inocencia y buenas intenciones.
Es verdad también, como dicen, que no se ha ido un payaso cualquiera, se fue NUESTRO PAYASO como ya lo hicieran sus compañeros inseparables en días no menos tristes que hoy.
Me resulta dificil en este período de mi vida dar un crédito a otro estado más allá de la muerte. Pero, de seguro, que si existe esa otra dimensión, desconocida, escurridiza para nuestra mente, en otra forma o concepto, allí estarán ellos reunidos programando un nuevo número de circo, una nueva canción, una conciencia universal de la alegría.
Mi más sentido pésame a la familia y hasta siempre Miliki. Hasta siempre.