Translate

Store berekekê CD Baby

viernes, 8 de febrero de 2013

El estilo galante, ¿quien se acuerda?

Sin duda, uno de los momentos cruciales en la Historia de la Música fue el Clasicismo. De hecho, como es bien sabido, mal llamamos Música Clásica a la Música Erudita, que por otra parte, es la que se corresponde con el Barroco tardío de J.S. Bach y otros compositores.
Esta música clásica, comienza, precisamente, con esa oposición frontal al periodo anterior, al que por otro lado, se le denominó, según algunos, barroco de un modo despectivo por lo sobrecargado, aunque sobre esto existen muchas lecturas.
Como cualquier periodo de la Historia fue un proceso gradual que desembocó en el estilo galante quien también tendrá su antagónico en el estilo sentimental alemán.
Much@s podrían pensar que esto del estilo galante tuviera algo que ver con cierto refinamiento o movimiento cívico y no estarían del todo desacertados si pensamos o comparamos los modelos sociales actuales, tan carentes de lo elemental para la relativa convivencia necesaria con un sector, SÓLO un sector de la sociedad de aquella época que había encontrado el equilibrio para que las pautas de comportamiento y actitudes fueran un ejemplo para el resto de la sociedad. Y aunque corruptos siempre los hubo, para mi yo quisiera tener aquel modelo no ya del estilo galante sino de un largo periodo histórico y tan lejano que ha olvidado el lugar dónde situar razón-emoción.
No vamos a engañarnos, la convivencia y los patrones que rigen nuestras conductas dejan mucho que desear y los ejemplos no vienen precisamente de arriba, ahí tenemos el caso del presidente de la CEOE desmintiendo la aguda situación, o ironizando, sobre ella, de muchos españoles.
Y ustedes, con total diligencia me dirán que demonios tiene esto que ver con el estilo galante.
Bien, si hay algo que caracteriza a este modelo de concepción musical, como hemos dicho, es su oposición al recargado estilo barroco. Por tanto, se preocupa de lo ESENCIAL. Algun@s, injustamente, han considerado que el estilo galante está relacionado con "lo fácil", nada más lejos de la realidad, porque sería confundiar lo escueto, lo fundamental con la monotonía, la vulgaridad o la simpleza.
Otra de las características del estilo galante es la obsesión por el EQUILIBRIO de las frases, es decir, la REGULARIDAD.
Y así, podríamos seguir dando algunas pinceladas más.
Donde quiero llegar, es que hemos sobrecargado las emociones, los impulsos y observo mucho salvaje por ahí suelto y poca lógica y sentido de la normalidad. Estamos, ciertamente, sobrecargados, tanto, que hemos dado la espalda a la esencia de las cosas y hemos confundido el continente por el contenido.
No estaría de más recuperar ese estilo galante, tal vez notanto en su concepción musical sino de "manual de las buenas maneras y comportamientos".
Demos una oportunidad a la razón y restemos el barroquismo de los impulsos y las emociones, que si bien son tan óptimos para el arte, a veces combinan mal con el modelo social deseado.