Translate

Store berekekê CD Baby

miércoles, 24 de abril de 2013

Dia mundial contra el ruido


De sobra conoceis mi aversión al "día de...". Pero hay casos en que podría hasta celbrar que por fin alguien se acordara o al menos tomase conciencia de la gravedad contra la salud que supone el ruido.
Podríamos aquí entrar en disquisiciones de qué es el ruido, cuánto es soportable la márgen de los umbrales establecidos por la física y otras muchas cuestiones que servirán de poco para quienes de forma voluntaria y beligerante actúan sin conciencia contra aquell@s que queremos vivir sin ruido, sin molestias y sin escuchar la última canción de la cantante de turno a toda pastilla.
Porque el problema de ruido no es en sí el ruido mismo. Es una mera cuestión de educación y respeto. Y en las sociedades actuales, al menos, en las que yo conozco, eso no está de moda. Muy al contrario, hay hasta quien se divierte fastidiando a los demás. Las conductas y los patrones de personalidad de nuestras sociedades se están radicalizando y la figura del otro no cuenta. A menudo me encuentro con casos en los que se actúa con mala voluntad con la única finalidad de hostigar y amargar la vida de los demás.
Por eso, cuando hablemos del ruido, no lo hagamos pensando que es una cuestión puramente natural, el 95 % de los ruidos los produce el ser humano de forma voluntaria.
Yo no creo en soluciones, ni que el día de... sirva para nada, porque a quienes nos molesta de igual modo una sinfonía de Beethoven a más de los decibelios soportables o la machocona musiquita del incosnciente que pasa con su coche por las calles de cualquier ciudad, les importa un bledo esto del ruido.
Así que no nos queda otra que sufrir y padecer todas aquellas consecuencias derivadas del infortunio de haber tropezado en nuestras vidas con la actitud negligente de quienes se dedican a perturbar nuestra paz.

martes, 23 de abril de 2013

Puntualizaciones


En cierto post que escribí en este blog en el que hacía referencia a la música americana quisiera puntualizar, que no rectificar.
Efectivamente, no quise decir que toda la música americana sea vulgar, sino que una parte de ella con toda certeza lo es y en menor medida actualmente se hace música de calidad especialmente minoritaria.
Es sensato pensar, y yo también lo hago, que no es un fenómeno exclusivo de EE.UU. ( al que me referí en dicho post), la tendencia actual aunque exista la globalización, internet y una expansión de los medios de comunicación es que ciertos artistas de talento pasen desapercibidos en cualquier rincón del planeta.
Hago esta puntualización porque me gusta ser coherente con lo que escribo y en muchas ocasiones he manifestado mi admiración por ciertos compositores norteamericanos que se dedican a la música para el cine.
Quisiera ir más allá añadiendo que los Estados Unidos de América aún con una historia mucho más reciente que Europa (al menos desde la colonización) como el resto de las Américas, han ido afianzando y dando forma a su propia idiosincrasia musical fruto del intercambio de culturas europeas, africanas y nativas, y en consecuencia a un patrimonio popular que le corresponde por derecho propio y que define sus parámetros de géneros y estilos.
Aclarada la posible confusión e indignación que dicho post pudo ocasionar, lo que venía a referirme es que, sin lugar a dudas, talentos haylos pero no todos los que brillan como tal possedores de fama, nadie lo duda, pero eso... es otra cosa.