Translate

Store berekekê CD Baby

domingo, 11 de agosto de 2013

Alceu Valença: ante todo, el deber para con uno mismo

Alceu Valença es una de esas personalidades que irradia electricidad, más como toda electricidad atrae o repele, no existe término medio.

Nadie dudaría que Alceu Valença, como buen pernambucano, defiende el gran valor de la música tradicional.

Os traslado cierta entrevista que le realizaron en la que el músico, cantor y compositor desvela cuál es el camino  que sigue el arte, la música y el ser humano en general.

PERIODISTA: Algo que poca gente sabe, es que usted fue formado en Derecho y Periodismo, ¿ cómo fue que decidió abandonar esas profesiones y apostar por la música?

  1. V. : Bien, yo soy formado en Derecho, en Periodismo no, apenas hice algunos trabajos en JB, más yo me formé en Derecho, ahora, la música fue detrás de mi, no yo atrás de la música. Creo que el arte corre atrás del artista, parece que es una energía que te empuja, esa energía me fue atrayendo contra el destino que era aquel que mi familia quería, mi padre no quería que yo fuera artista, puede ser porque las personas que desean ser artistas dejan de estudiar, o sea, entra en una vida bohemia, pero las cosas ocurren y yo agarré la guitarra con apenas dieciséis años, aprendía tocar, nunca tuve un profesor, mi padre no me incentivaba, quería que yo me formara en Derecho, entonces yo terminé en la Universidad, una época de grandes festivales y una valorización muy grande del arte brasileño, REAL, arte brasileño, que tiene raíces que vienen de nuestras influencias culturales, primordiales, y en estos festivales yo fui participando. En un festival de la canción en que fui clasificado fui para Rio de Janeiro a defender mi música en el Maracazinho, canté ante un público inmenso. La primera vez que me presenté tenía cinco años de edad en São Bento da Una y perdí el concurso, el premio una caja de jabones, también allí en Rio perdí, mi música no fue clasificada para la final pero me dio fuerzas, hasta que participé en una bolsa en la Universidad de los EE.UU., llevé mi guitarra, en una época florida del rock y existía muchos hippies en las plazas. Yo cogía mi guitarra y toca con los hipies que adoraban la música brasileña , sobretodo nordestinas , baiões y tal, y ellos bailaban (risas) parecía una locura, parecía una fiesta salvaje. Cuando regresé, pensé que podía ser este mi camino, pero todavía faltó un tiempo en que continué formándome intentado ser abogado, pero terminé sin... no tenía ganas para eso, no. No tenía ganas por causa de las contradicciones. Yo tengo un respeto profundo por los presos, a pesar de que los presos deben ser penalizados o por lo menos reeducados. Así si yo encontraba que el otro lado tenía razón yo apostaba por el otro lado.

PERIODISTA: Hoy en día, usted es considerado uno de los artistas que han encontrado el equilibrio entre las bases musicales nordestinas y los ritmos electrónicos del pop. ¿Cuáles fueron tus influencias musicales?

A.V. : Bien eso del pop no es un ritmo, es un género, y no es un género, sería el timbre. Yo participé en festivales de rock como Roc´n Rio y otros y utilicé guitarras eléctricas pero a favor de mi frevo, no tiene nada que ver una cosa con otra, las personas confunden mucho eso, porque el problema de la gente, no sólo en Brasil, es de no analizar demasiado las cosas. Hay muchos críticos musicales que pueden tener sensibilidad pero no profundidad en analizar, es una cuestión de una enfermedad que existe en toda nuestra sociedad occidental u oriental, como está ocurriendo en China, que es el consumo, que es usted no piense mucho. Hay quien no piensa mucho y hace críticas que no corresponden, nunca escuché una crítica relativa a mi trabajo, más la profundidad viene a través del pensamiento, de un análisis, a través del conocimiento (para rimar). Cuando no existe esa profundidad, es difícil, las personas pierden la noción. Brasil, la gente comienza a establecer un discurso reticente, y el discurso reticente no lleva a nada, puede ser, puede no ser, son discursos que no me interesan.
Yo puedo conceptuar, esto es de esta manera, porque pienso que es de esta manera. Si mi concepto está equivocado, yo voy a modificar mi pensamiento...

PERIODISTA. Sobre tus composiciones, son varios discos, innumerables grabaciones, ¿ cuál es el que usted le tiene más aprecio?

A.V. ¿Los discos? No, creo que es todo lo que hago. No es que diga que soy un génio, de una estética elevada, pero son muy honestas. Para que exista arte debe existir honestidad.  A la hora de crear, es necesario que el artista no piense en la venta, después claro, pero eso está en manos del productor. El artista tiene que tener un poco de loco, de contestador, ser un poco rebelde. Ahora, la palabra rebelde se quedó como muy rocn´nroll (risas) . Una analogía a un personaje del cine llamado James Dean. Esa rebeldía es todo rok´n roll. Yo prefiero en vez de rebelde, ser contestador.

PERIODISTA. Usted regrabó hace poco Homen de medianoite

A.V. : Exactamente. Mira, las cosas para mi no tiene un tiempo, yo digo que vivo en tres tiempos: presente, pasado y futuro todo al mismo tiempo y la Humanidad creo que también vive de esa manera...

....................

PERIODISTA. Usted lleva cinco tipos de shows en este momento

A.V.: Hago un show con música de cuerda, erudito, un show de Carnaval, show de São João con baiõ, xote, xaxado; un show que yo llamo de metropolitano haciendo canciones que yo compuse en metrópolis como Nueva York, que refleja mi vida de viajero y las ciudades por donde pasé. Un show pop y un show de rock que no es rock pero que los festivales de rock me llaman... Es un Alceu Valença multicultural, la multiculturalidad ya está intrínseca en nuestra tierra y que la referencia de extranjero sólo es para envenenar la cosa, que la música viene del mundo que la circunda, a pesar de estar conectado a internet, está bien, más yo aquí estoy mirando el mar, en contacto directo con las cosas físicas que entran en la cabeza de los artistas en forma de canción, de música, de arte. Creo que la música del entretenimiento es una mierda. Es más dinero que arte. Yo doy un dedo abajo a la industria del entretenimiento y digo viva la industria cultural. Brasil es un país con muchos eventos y eso debería servir para que el país tuviera más pasión por lo que es suyo, más desgraciadamente la gente ve una cosa horrible que significa cuando el vehículo es dueño del artista, cuando la radio es dueña de la banda,  y eso deja de ser artista para ser un ventrílocuo de las cosas imbeciles que un empresario manda que tiene que hacer. Empresario siempre va a ganar dinero, ahora, artista es para ser artista, tiene un sentimiento, tiene un sufrimiento, tiene alegría, es un loco, el empresario  no es loco, le gusta ganar mucho dinero y gana dinero, es bueno para Brasil empresarios ganen dinero. Ahora, cuando está cerca el artista es necesario mucho respeto al arte, más la sociedad piensa sólo en el vil metal. Ahora vamos a preguntar algo así, el Brasil crece mucho y precisa de una banda sonora suya inspirada en sus músicas tradicionales... pero Brasil siempre quiere imitar a otros países. Yo estuve en Europa ahora y las personas están enamoradas de Brasil, pero esa falta de musicalidad se debe a que la gente está acostumbrada a ser “cachorro viralata” y a ser carne de segunda. Quien imita a Madonna es Mal Dona y quien imita a Lady Gaga es Lady Caca, un abrazo para ustedes, adios, fue muy buen la entrevista.
(Y continúa..)
El mundo es una bola, la bola es esférica, el mundo no sólo es la Tierra, el mundo es redondo (improvisa unas rimas) El mundo no es sólo eso, si el mundo piensa sólo en comer, comer, se vuelve esférico más que el Universo,  se vuelve gordo, obeso, ahí va tener un problema, ¿cuál es el problema? De securité, para la salud pública. Hagamos campañas para que la gente salga a la calle, conversen, dialoguen, para que refuercen el EJERCICIO MENTAL, para no engullir todo el tiempo: COMA, COMA y usted come, BEBE, BEBE, y usted bebe, COMPRE UN COCHE y usted compra un coche. Es por eso que el tiempo tiene que parar. Adios.