Translate

Store berekekê CD Baby

miércoles, 25 de diciembre de 2013

German Coppini: dime hacia donde caminas y te diré quien eres.

No puedo estar más de acuerdo con el artículo que Julián Ruiz ha firmado en la página de cultura de El Mundo en su versión digital.
German Coppini ha sido como el resto de las grandes figuras de nuestra década prodigiosa e irrepetible, viendo y escuchando el panorama nacional, un desencantado y un artista silenciado por aquell@s que ahora apuestan por "la música para imbeciles": sin contenido ni sustancia, eso sí, con mucho edulcorante y compuestos químicos.
Pero lejos de parecer una excepción, sólo hay que mirar hacia atrás, algo que hoy tampoco se suele hacer con mucha frecuencia, para comprobar que tod@s aquell@s artistas con su chispa de genialidad de época remotas y menos distantes, han sido fruto de este efecto mordaza. Era más fácil callar a todas aquellas bandas de pop y rock, de someterlos a que se "adaptaran" a sus necesidades y colocarlos en la gran pantalla con programas cutres y de dudosa calidad. Los que no pasaron por aquel aro del sometimiento, de la "conversión" fueron condenados a olvido, tanto que ni sus discos aparecen hoy con exigua frecuencia en tiendas comerciales, relegados a la sombra y a la clandestinidad.
Es muy probable, que German se hubiera sentido muy feliz con ese calificativo de clandestino, pues en realidad, todos aquellos grupos o al menos una gran mayoríia era un revulsivo que a fuerza de hacerse oir y la imposibilidad de poner cinta adhesiva a las bocas de sus miles de seguidor@s se tuvieron pudieron brillar mientras las fuerzas ocultas esperaron, aguardaron silenciosas y utilizando las meros estrategias y entonces llegó lo que llegó ( ver post Estéticas de la Música Española).
Recuerdo, en mis años de juventud que teníamos un grupo de música y uno de mis queridos amigos era un enfervorecido seguidor de Coppini. Ahí aprendí a escucharle que no es lo mismo que oirle y a descubrir su capacidad creativa desbordante y sorprendente. No lo veíamos como ídolos, como hoy día se les llamana a ciertos artistas o famosos sino como unos locos con un gran sentido de cordura.
Buscando en google noticias, me ha sido dificil encontrar en la sección que ellos denominan espectáculos (craso error denominar así a la cultura) ni una referencia a la muerte de Coppini. Parece que esa sombra oscura que planea sobre las cabezas de todos aquellos artistas de la generación maldita, están abocados a que ni se les reconozca su muerte o su contribución al mundo de la cultura. Cuatro o cinco noticias me llegaron en ese mismo portal del grupo éste de punky (o eso dicen ellas) que han sido absueltas. En fín, España, ¿cuándo cambiarás¿.
German allá donde estés yo si miaré a tus ojos, en mi, como en muchos de tus seguidores, no verás mentiras, sino un profundo respeto por tu trabajo y tu contribución personal en la creación universal.