Translate

Store berekekê CD Baby

martes, 24 de junio de 2014

Mujeres desde el silencio


Durante mucho tiempo, y espero que siga siendo así, me he caracterizado por no etiquetarme como um hombre pro-feminista ni por supuesto machista. Creo que estos conceptos y en cualquier caso las etiquetas nunca llevan consigo una contextualización ni una delimitación.
Yo creo en el ser humano como tal y me pongo del lado de lo que considero injusto o justo y nunca de las ideologías dogmáticas que determinan y encauzan todo. El feminismo, como cualquier otra, depende de quien venga o de como se diga tiene un color diferente.
No cabe duda que durante siglos las mujeres en general han sido víctimas de una desproporción en el campo de la igualdad y la libertad de derechos, pero tampoco queamos ver el pasado desde las lentes del s. XIX cuando el movimeinto feminista comenzó a dar sus pasos. Cuidado, no estoy justificando nada simplemente limitándome a describir una realidad. De hecho, tampoco queramos ver determinadas culturas desde la mente occidental siempre y cuando, eso sí, se hagan desde la más estricta de las libertades.
En estos días pude asistir al filme "Narmerl, la hermana de Mozart" una producción francesa dirigida por René Féret y protagnizada en su papel principal por Marie Féret presentada en 2.010. Hay que aplaudir que, al menos, los franceses se interesen por temas interesantes y no por las frivolidades.
No sabemos mucho de Maria Anna Walburga Ignatia Mozart (Salzburgo, 1751 - Salzburgo, 1829), y lo poco que sabemos a veces se distorsiona desde tal o cual perspectiva, algo muy común en Historia.
Sabemos que era una excelente intérprete y que posiblemente, aún a despecho de su padre, realizara composiciones. Decidir si tenía la genialidad de su hermano es entrar en especulaciones  de escaso interés pero lo injusto del tiempo en que vivió fue el hecho de no poder haberlo demostrado y esto, creo que sí, fue en contra de su voluntad.
Quería enlazar este post con otra noticia de interés que consiguió emocionarme, en los archivos de rtve se realizaba un merecido homenaje a Carmen Sarmiento. Y quisiera sumarme a ese reconocimiento ahora que está viva y puede leerme y recibirlo, un homenaje póstumo carece de valor personal aunque sirva para enriquecer la memoria colectiva de los pueblos.
Yo no comparto con ella su bandera feminista, lo siento, las injusticias no entiende de géneros, pero si el feminismo es lo que Carmen Sarmiento durante sus años de periodismo ha defendido, bienvenido sea. Porque son las mujeres desde el silencio las que cambian los cimientos y producen tsunamis en las conciencias no aquellas que levantan la voz y proclaman a los cuatro vientos creando falsos mitos sobe el sexo opuesto o minusvalorando a estos por la condición de ser hombre y no mujer.
Y como dije al comienzo de este post, estoy con el ser humano que lo merece no con la condición sexual con la que llegó a este mundo. Desde esta posición, Namerl, por haber sufrido en silencio su falta de reconocimiento y a Carmen Sarmiento por estar del lado del que verdaderamente escribe la Historia, le debemos un profundo respeto y debe ser causa de ejemplo más allá de las etiquetas que desde mi punto de vista, desacertadamente, algunos colocan en beneficio de...
Le agradecemos que con su paso por el mundo Narmerl, desde la injusticia de su condición, Carmen Sarmiento desde la condición de la injusticia insertó el bisturí allí donde el corazón siente.
Entrevista Carmen Sarmmieto
Namerl, la hermana de Mozart datos

domingo, 15 de junio de 2014

Los cuartetos vol. 2

El pasado 13 de junio fue publicado en CD Baby el volúmen 2 de los cuartetos, que corresponden a los números 5,6,7 y 8 y que constan de tres movimientos cada uno.
Para descargas o escuchar demos podreis hacerlo en el siguiente enlace

Los cuartetos vol. 2  berekekê CD Baby
En un próximo post os hableré de la historia de estos cuatro cuartetos.
Espero que disfruteis con ellos.

sábado, 7 de junio de 2014

El payador: entre el caballero y el filósofo popular

El payador: entre caballerescas y filosofia popular

Unos de los fenómenos culturales y musicales más característicos de America Latina y particularmente de la Pampa, es la payada.

El orígen de la misma es controvertido aún en día. Según Horacio Ortiz, el término podría porvenir de “payo”, usado como sinónimo de campesino español. Argumenta esta hipotesis apoyada en Santos Vega, hijo de padres andaluces naturales de Cádiz y que emigraron a la Argentina en 1.770. Santos Vega se convirtió con el tiempo en el prototipo de payador y sólo perdió su título en “un duelo” con  Gaulberto Godoy. Otra de las alternativas que se barajan la sitúan mucho más lejana en el tiempo, Lleopoldo Luganes, eu su libro El payador, publicado en 1.916 en Buenos Aires y recuperado para tod@ gracias a la gentileza de la Biblioteca del Bicentenario de la Academia Argentina de las letras, lo sitúa, como digo en el período más destacado de las culturas grecorromanas. Defiende esta posibilidad argumentadno el carácter épico de las obras de Virgilio y otros autores griegos en consonancia con la propia vida del gaucho, que a fin de cuentas, guarda una estrecha relación con la payada. Pero va más allá aún al situarla, por el mismo motivo, en la caballeresca de los trovadores de Provenza con sus romances y posteriormente con nuestro añorado siglo de oro. Este carácter trovadoresco es defendido también por otros autores.

La payada es musicalmente hablando una forma de improvisación o repentización, entendido este último como un sinónimo del primero y no como lectura a primera vista de carácter más académico. El payador se acompaña de su guitarra (modalidad una) o entabla duelos o pujas con otros payadores (modalidad dos o en definitiva la raíz de la payada).

Algun@s han querido ver una relación entre el rap y la payada. Esto, a mi modo de ver, es de una ignorancia manifiesta, pues el arte de la improvisación no es consustancial a un determinado género sino una forma implícita de interpretación.

La época de florecimiento de la payada transcurre entre 1.890 y 1.915 en la que pasó del carácter rural al urbano cuando los payadores comenzaron a interpretar sus canciones en las ciudades.
La decadencia llegó cuando, como suele suceder siempre, se convirtió en una herramienta política en la que eran utilizados para sus propagandas electores a partir de 1.915, pero además, el tango ganó tanto pie que no sólo sustituó a la payada sino que se convirtió en el santo y seña de la música argentina y también de otros lugares de America Latina.

Desde el punto de vista métrico, Luganes dice que se tratan de versos octosílabos ( de ahí su relación con el romance) y en alguna ocasión endecasílabos.

La payada no puede ser desgajada de su contexto. Nacida al amparo de la Pampa y de la vida gaucha, los duelos de los payadores se organizaban con frecuencia y a veces solían durar días. Una de las obras referentes escrita en 1.873 fue Martín Fierro y que contextualizan la vida gaucha entre el mito y la realidad.

Como anécdota personal, recuerdo que estando en Recife (Brasil) dos cantores acompañados de sus guitarras realizaban este tipo de piezas con una maestría admirable, a pesar de su longa edad, entre aquell@s que estábamos en la playa, con una destreza en la improvisación digna de mención. Recuerdo que me preguntaron de dónde era yo y automáticamente crearon de un modo asombroso su rima, es lo que Raúl Dorra en El arte del payador llama la intertextualización aunque yo también añadiría la interacción.

Para concluir mi exposición, os invito a escuchar a uno de los compositores y cantores más destacados y un auténtico referente de la música latinoamericana, Jorge Cafrune nos deleita con esta canción de El payador perseguido del no menos grande Atahualpa, no pierdan de vista la letra, pues es de un contenido tan profundo que de ahí que subtitulé este post: filósofo popular.






BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

Luganes, Leopoldo. El payador. Otero & Co Impresores. Buenos Aires, 1.916
Ortiz, Horacio. El payador.2.000 Raíces argentinas http://www.raicesargentinas.com.ar/Notas/notas/el_payador.htm
Sánchez-Naranjo, Jeanette, coordinadora. Spanish Audio Project. University of Toronto, 2.005/2.006 text 22 http://lab.chass.utoronto.ca/rescentre/spanish/PDF/Payada.pdf
Doora, Raúl. El arte del payador. Universidad autónoma de Puebla. 2.007 ISSN : 1665-6431

jueves, 5 de junio de 2014

En respuesta a un buen amigo


Me criticaba un buen amigo hace unos días que con el post "Porque Cádiz no es sólo Carnaval" daba a entender mi aversión por la fiesta grande de Cádiz, que no me gusta a mí mucho eso de Tacita de Plata.
Lamento haberle causado esa impresión pero eso tal vez sea porque no me conoce demasiado bien. Muy pocos gaditanos conozco que no tengan un aprecio y valoren en la medida que se merece, sin estridencias ni fanatismos ;la voz popular hecha canción.
Huyendo del chouvinismo, de los nuevos intereses y de una falta de poesía por la crítica pura y dura, mordaz y a punta de navaja, yo siempre seguiré admirando a nuestros grandes maestros: Paco Alba, Ramón Díaz, Agustín González, y tantos otros que con arte y gracia de Cádiz pero sin perder el sentido de vista que en su mensaje debería imprimirse, hicieron del Carnaval de Cádiz una fiesta verdaderamente democrática en la que el respeto al prójimo pese a las diferencias, estaba garantizado.

Al fin y al cabo, nuestro Carnaval, es una tradición como otra cualquiera, como Las Fallas de Valencia, Los "Castells" de Cataluña o "As festas do Albariño" en Galicia por citar apenas algunas de la gran riqueza nacional. No debemos, por lo tanto, ni creernos sabedores de todo el arte popular ni minusvalorar su contribución al enriquecimiento cultural.
Además de eso, hay que recordar que una tradición es un compendio de artes que confluyen en una y que en mayor medida se sustentan en la música y la danza.
Si bien es cierto que con los tiempos, hay tradiciones que constituyen un flagrante delito de los derechos de animales o tan cuestionables como se desperdicien miles y miles de tomates cuando parte del planeta está necesitado de alimentos; la tradición merece también una revisión y por qué no, una mejora si cabe de las intencionalidades.
El Carnaval de Cádiz de hoy es una de esas fiestas susceptiblemente mejorables donde tenga mayor repercusión sus señas de identidad como el baile por tanguillos, el traje de piconero, y una revisión profunda de sus agrupaciones.Se me acusará entonces de antiguo, de vuelta al pasado, de nostálgico, pero ciertamente una tradición no es otra cosa que el poner en valor "lo de siempre" o al menos lo de un momento concreto de grandeza sea el s. XVIII en este caso que nos ocupa. Lo demás, no dudo que pueda tener cabida, pero para mí no es tradiciional, no representa la base en la que debe asentarse el concepto de tradición.
Volviendo a uno de los grandes maestros, en estos días en que mi querido amigo criticaba mi post han venido a mi mente dos pasodobles carnavalescos del gran maestro Paco Alba, un autor comprometido y revisionista, pues yo también lo soy en la medida en que la tradición puede ser mejorada y actualizada en la justa medida de las sociedades que nos corresponden vivir.
En la chirigota "Los de fin de curso" del año 1.956, el conileño de nacimiento se atrevía a poner en duda el valor de los toreros o de los furtbolistas, algo con lo que yo no puedo estar más de acuerdo, pues el toreo representa una de las tradiciones cuestionables en nuestros días.
En aquella letra con una pegadiza y agradable música como era costumbre en Paco Alba, se cuestionaba que alguien sin estudios puediera ganar más que alguien formado. Evidentemente, yo no comparto ninguna desigualdad en relación a la profesión que uno por suerte o desgracia ha tenido que elegir y con ella la remuneración correspondiente. Visto de otro modo, si me parece injusto que un investigador, un docente, un neurólogo o un historiador cobren salarios inferiores a los que por su desempeño y esfuerzo es necesario reconocer, especialmente hablo de aquellos que dependen de la vida económica pública.
Por otro lado, e casi visionario maestro, hablaba de la tragedia de los que tienen carrera, algo que no puede ser de mayor actualidad.
Por último, rendía un crítico homenaje a Falla que como tantas veces ocurre se realizan de carácter póstimo un poco en disonancia con la temática pero no con el reconoimiento.
Decía el pasodoble de Paco Alba:
Hoy los que tienen carrera
ninguno se enriquece con su profesión
y un ciudadano cualquiera
vendiendo seis chatarras
gana un fortunón.
¿De qué sirven los estudios
si luego no compensan
su capacidad,
si para ganar dinero
hay que ser torero
o dando patás? (patadas)
Dice un refrán castellano:
el que sea tonto que estudie,
dice un refrán castellano,
y hoy somos precisamente
más tontos los que estudiamos.
No puede compararse
nunca un doctor
con el que sólo hace
darle al balón,
ni tampoco a un torero
que quita vías (vidas)
con el que descubrió la
penicilina.
El que cría la fama
gana el parné, (dinero)
y el que escarda la lana
ni pa comer.
Eso le ocurrió a Falla
y a otros autores,
que cuando mueren
son los honores.