Translate

Store berekekê CD Baby

viernes, 21 de noviembre de 2014

La descontextualización de la ópera


En estos días se está estrenando en el Teatro de la Maestranza de Sevilla una de las óperas menos gratificante para el genio de Salzburgo en cuanto a representaciones y expectativas: Don Giovanni.
Sin duda, el mérito de cualquier ópera reside en sus cantantes y músicos, cualquier invidente podría disfrutar con igual pasión de esta ópera que marcó la vida de W. A. Mozart, un antes y un después en su concepción operística.
No obstante, y con todo el respeto que las personas ciegas merecen, quien acude a un teatro espera además un atrezzo y una figuración acorde con el talento de sus voces e instrumentos.
Se observa en estos tiempos, una tendencia a la descontextualización temporal de las obras de los compositores de tiempos pasados, algo que personalmente me exaspera, pues yo no concibo a Napoléon, por citar un ejemplo vestido como un hombre del futuro a la conquista de un mundo nuevo. Napoleón, en este caso, era eso, Napoleón.
Por eso, convoco a la cordura y al sentido común, al respeto de nuestros compositores y libretistas que pensaron una obra para su tiempo y no para el nuestro, quien quiera extrapolar su contenido está en su derecho de hacerlo, pero se trata en cualquier caso de un arte de prestidigitación o de elucubración cerebral de aquel atrevido a hacerlo, la ópera es historia y como tal debe ser representada.

Si lo que está en juego o encima de la mesa es si tal o cual diseñador de reconocido prestigio le puso "vestimenta" y creación, entonces, opino que la ópera camina como todas las artes actuales en los bordes del precipicio, arriesgando para ganarse al público fácil y tratando de asegurar la taquilla. Sólo las personas con cierto nivel de inteligencia entienden que cualquier ópera de calidad se sostiene por su libreto, por su compositor y por el tiempo para la cual fue diseñada. Cualquier proyecto en otro sentido, verdaderamente, es una obscenidad y un atentado contra la cultura, una prostitución del arte que antepone la modernidad a la tradición provocando un anacronismo digno del libro de las locuras del ser humano.