Translate

Store berekekê CD Baby

domingo, 13 de diciembre de 2015

Frank Sinatra: cien años de una voz.

Ayer, 12 de diciembre de 2.015 se cumplían cien años del nacimiento de una de las figuras musicales y personales más emblematicas de nuestro tiempo.
Hacer un retrato de Frank y de Francis Albert Sinatra sería una tarea cuanto menos arriesgada, la dejaremos para sus buenos biógrafos que seguro sabrán ofrecer una mejor imágen del mismo.

Haré aquí, entonces, apreciaciones personales que puedan resultar interesantes in memoriam.

No cabe duda, que si algo caracterizó a Frank y a Francis fue su personalidad, derivada entre otras cosas de una infancia dificil, una adolescencia no menos azarosa y una consolidación reforzada por el superego que suele dar la fama (de ello tenemos constancia también en artistas aún vivos y de más dudable calidad musical).

Dejando de momento este lado de su personalidad, nos centraremos también en sus virtufdes no sólo musicales. Francis Albert trabajó duro para crear a Frank y esa constancia y voluntad tuvieron su recompensa. Claro está, que sin cualidades nadie hubiera llegado tan lejos, por eso, no de bemos despreciar su talento natural para las artes, no sólo la música.

Empecé a interesarme por el artista Frank Sinatra cuando apenas contaba con veinti tantos años de edad en uno de mis primeros trabajos como pianista de hotel (algo verdaderamente aburrido). Desde el primer momento me fascinaron sus interpretaciones de temas compuestos por los mejores compositores del momento y fue entonces cuando me dió la fiebre de comprar sus, por entonces, cd´s a los que de vez en cuando regreso para deleite personal.

También me interesó saber quién era Francis Albert o Frank, dificil aquí de separar y me decepcionó bastante, no tanto por sus excentridades sino por el asociacionismo de élite como los Rat Pack de cuestinable sentido moral junto a Bogart, Bacall, etc. Si algo hay que alabarle en este sentido, es que nunca ocultó o disfrazó su manera de ser lo cual le hubiera convertido en un monigote de sí mismo.

Hay que decir también que no todo el éxito se debe a Frank. Tuvo la suerte de rodearse de grandes cineastas y grandes compositores que allanaron el camino hacia el éxito seguro.Pero tampoco podemos restarle mérito, su talento natural más que formativo, dignificaban todo aquello que tocaba bien en forma de canción bien en forma de filme.

Será porque My Way, New York o Strangers in the night son músicas demasiado popularizadas, y si se me permite la expresión taquilleras; yo prefiero otras menos conocidas como September of my years (desgarradora canción para corazones rotos), Same old Saturday night (al más puro estilo americano), Not as stranger (con un cadecioso ritmo de marcha que recuerda al pasodoble español) o Hello, Dolly (años dorados de Broadway).

Son éstos, algunos de los muchos ejemplos que hicieron de Frank Sinatra, no sólo una gran voz, sino su capacidad de mimetizarse y de adaptarse a cualquier estilo musical.

Aunque no me gustan demasiado las versiones adaptadas al inglés de otros idiomas, cabe citar el archiconicido Brazil de Ari Barroso o Garota de Ipanema de Antonio Carlos Jobim. Aún en este caso, incluso es aceptable teniendo en cuenta la gran personalidad que a ellas le aporta Frank Sinatra.

Hemos hablado en este post de la importancia de los compositores, especialmente de VanHeusen y Cahn quienes se convirtieron durante algún tiempo en colaboradores imprescindibles de Sinatra.
Tampoco debemos obviar que detrás de una composición hay un buen arreglista y de ello dan fe las ciento de canciones en la voz del chico de Hoboken.

Es encomiable destacar la gran capacidad de superación que Francis Albert demostró para labrarse su futuro.

Desgraciadamente, ayer, TVE emitió una noticia insustancial para conmemorar el aniversario del nacimiento de Sinatra, cargada de estúpidas anécdotas de sus visitas a España y del régimen franquista. Sin duda, a Sinatra le importaba un rábano España y mucho más el dictador. Sus contadas apariciones en nuestro país fueron persiguiendo a una de sus chicas de su turbulenta vida sentimental o para ofrecer shows como lo hubiera realizado en cualquier otro lugar del mundo.

Es lamentable no haber centrado esa información en el gran legado musical que nos dejó afortunadamente para aquellos que apreciamos su enorme talento artístico.

También creo que es anecdótico llamarle "la voz". Estas frases hechas acaban cuanto menos convirtiéndose en sentencias o dogmas. Nadie podría discutirme que voces tanto o mejores que las de Sinatra han existido a lo largo de la Historia de la Música sin que ello pueda parecer un menosprecio a sus cualidades como cantante, que sin duda, las tiene.

Para terminar, si alguien a estas alturas tiene alguna duda del enorme talento de Frank Sinatra, citaré parte de la reseña publicada por Stan Cornyn en forma de entrevista  realizada a Quincy Jones para el álbum: It might as well be swing en el que participan Frank Sinatra y Splank (Count Bassie y su orquesta).

         " To begin with, he is so personal a singer. Nobody can imitate him....
    ... He is so flexible musically... he is able to inmediately absorb the whole musical context surrounding that idea. " 



miércoles, 21 de octubre de 2015

No estamos solos

Hoy, mientras media España estaba sentada frente a su tv, su radio, sus aplicaciones móviles asistiendo a como unas 24 personas le dan patadas a una esfera, yo, enemigo número uno de tal deporte, me pasé a Radio Clásica en RNE, con la enorme sorpresa de encontrarme a un grupo de hermanos que desde los años noventa están interesados en recuperar la música renacentista no sólo a nivel interpretetativo, sino organológico y con un gran interés en la investigación y el desarrollo de nuevas exploraciones que nos enseñen como era aquella música y aquel mundo. Ya, sin más adimentos, eso resulta de una gran tranquilidad para quienes pensamos que pronto todo nuestro pasado será al garete porque es más interesante la tontuna de la esfera u otras muchas de indudable estupidez. Pero además, ha sido todo un privilegio y un goce inmenso esucharles interpretar obras de Guerrero o anónimas con sus chirimimías, sacabuches, bajones, etc construídos muchos por ellos mismos.

El programa era La Dársena y el grupo Ensemble La Danserye, finalizado hace apenas unos minutos.
Entonces, me senté a este aparatito que nos conecta con el resto de los mortales que también disponen de él, no sin algún que otro problema de conexión (como si el destino quisiera arrebatarme el derecho a comentar este post) ávido de compartirlo con vosotros y vosotras (ya sé que al traducir esto al inglés resulta extraño, pero son cosas de nuestra lengua).

Es cierto, no somos muchos, o al menos, no estamos tan unidos como aquellos que hoy disfrutaban del football, pero somos hormigas y no cigarras, construímos para el futuro obsesionados porque no se pierda nuestro legado histórico y cultural, a veces, sin ser conscientes de ellos, simplemente porque nos gusta, otras veces con la sana ambición de que si a estas generaciones les pueden otras formas de cultura, a las próximas les interese saber como a nosotros por qué, cómo y cuándo la música de otros tiempos era así.

También es cierto, laissez faire, nadie somos para cambiar los gustos o inquietudes de los demás, aunque a mi personalmente me irrite que la ignorancia y la frivolidad se pongan por encima de lo culto y el conocimiento.

Al menos hoy, los hermanos Valera, como buenos murcianos, amantes de la música, me han reconfortado y han afirmado mi posición de que no es lo contemporáneo un antagonismo de lo antiguo, sino piezas complementarias que se dan la mano conviviendo en la misma armonía, esa palabra tan maravillosa, que equilibra nuestro espíritu y por ende mantiene al organismo a sentirse sano.

Felicidades a Radio Clásica, La Dársena y a La Danserye por este suculento manjar.

jueves, 8 de octubre de 2015

¿Por qué no nos dejan tranquilos?

Publica hoy ABC la intención del PP de "aproximarse" al mundo de los artistas.
Dice, en el mencionado artículo en la versión digital, que este ha sido siempre un sector crítico con el PP y por deducción, ya que no existe ningún partido más a la derecha, con esta sección del arco parlmanetario e ideológico.
Posiblemente sea así, si tomamos la palabra artista como un personaje libertario, de ideas progresistas, con la bandera de la revolución en la mano y con deseos de que por fín, sus anhelados sueños de su concepto de democracia sea efectivo y no imaginario.
El Partido Popular, ni más ni menos, como cualquier político y ya lo he mencionado en otras ocasiones, les interesa un pimiento el arte. De hecho, no podría verse en esta intención un toque electoralista visible hasta para el más miópe.
Es una realidad que los artistas estamos molestos con el IVA que desangra a una actividad no vital para el ser humano, al menos en el sentido de tener que depender físicamente de ella. La ciudadanía se queja de esto y puede leerse en el mismo artículo en sus comentarios como muchos y muchas apuntan a que: primero las necesidades básicas y después ya hablaremos, eso sin entrar en alguna descalificaciones que vienen ya de muy atrás de nuestra fama de vagos, vividores y sinvergênzas.
El artista está denostado, no cabe la más mínima duda de ello, no sólo pasa por uno de los momentos más dificiles en cuanto a poder subsistir de él, como comentaba en cierto programa el cantante Victor Manuel, hoy, nadie puede vivir de la música como actividad principal de ingresos. Y no le falta razón. Además de esta dramática situación que obliga a muchos de mis colegas a realizar malabarismos para llegar a fín de mes en un trabajo tan digno como otro cualquiera, tenemos detrás la opinión y la presión social que ya no valora en medida alguna al artista, que no es decir al arte.
Se nos acusan de precios desorbitados, se realizan agravios comparativos y la ciudadanía ha interiorizado, porque le conviene, que el arte es gratis.
En este orden de cosas, que el Partido Popular se acuerde de los artistas para acaparar votos, resulta cuanto menos insultante, pero no están más lejos el resto de partidos, especialmente de izquierdas o extremas izquierdas, con los cuales estaríamos ante una verdadera devacle de esta honrosa profesión y con la pandereta en la mano en cualesquiera de las calles de este caínita país.
Tratar de convencer al sector crítico de los artistas que se llaman de izquierdas es tan estúpido como querer que un burro hable. mientras que los que ya están más cerca de otras posturas ideológicas no necesitan que nadie les venga a recordar: ¡eh, que estoy aquí, ya sabes...!.
Pero puestos a elegir, más me preocupa que la ciudadanía haya dejado de lado al artista que a un político a estas alturas le convenga o no mejorar sus relaciones con este sector. Eso sí que es grave y mucho me temo que viendo lo que veo, esta opinión ha venido para quedarse.

jueves, 16 de julio de 2015

La música en el cine contemporáneo según Pachón Ramirez parte tres de tres.

Llegmos a la última entrega de esta trilogía que como ya dije podría haber sido ordenada de otra manera.

El dr. en Historia del Arte Alejandro Pachón Ramírez publicó en 1.998 un libro intitulado La música en el cine contemporáneo con una primera parte farragosa de leer pero muy interesante sobre el papel de la música en el mundo de la cinematografía. Desde entonces, mucho ha llovido y cambiado tanto la música como el séptimo arte y aunque yo hoy no firmaría muchas de las cosas que el sr. Pachón ilustró en su libro, no dejo de reconocer el enorme interés que para cualquier amante del mundo sonoro organizado pueda tener dicha obra. Es harto probable que el dr. Alejandro incluso haya revisado su segunda edición, que es la que yo manejo, en posteriores o en conferencias a las que con tan buen hacer nos tiene acostumbrados. Que alguien se interesara por estos temas en aquella época era ya cuanto menos vanguardista.

¿En qué medida enlaza las dos primeras entregas con esta tercera y última? En mucho o en nada según se quiera mirar. Pero digamos que encauzaré esta última parte en dos cuestiones que partían de los ya escritos de: Sobre Repúblicas y Repúblicas y Sobre la tradición universal.

Estaba yo tan absorto e inmiscuído en este trabajo del dr Pachón que tenía la necesidad, con los medios que la técnica actual e internet nos proporciona de ampliar y supervisar si aquello que se decía tenía o carecía de fundmaento.

Comencé entonces a visualizar algunas de las cintas fílmicas de las que trataba el libro hasta que dí con RAZA de José Luis Saenz de Heredia, 1.942 con la que debutó el compositor Manuel Parada de la Puente. y, ¿por qué este film consiguió avivar mi espíritu crítico y revisionista articulándolo en posts? muy simple: la ignorancia.
La ignorancia se ha convertido en el mejor recurso que tienen los republicanos para tener al pueblo ensimismado en sus retrógradas ideas.  Raza, es un filme indudablemente sectorista que dada la fecha en la que se estrenó trataba la cuestión de la patria, la lealtad y todas esas cosas desde la óptica del vencedor. Porque seamos serios, aquí si hubo vencedores y vencidos y no nos vengan con monsergas de caminemos unidos, en paz y relatos de Gandhi.
No seré yo quien haga apología de las dictaduras, pero tampoco del anarcosocialismo. De un bando y de otro había gente respetable y repugnante, pero como decía Unamuno ninguno de ellos adoptó por el justo medio. Raza se convirtió en un filme maldito, interesados los republicanos en desterrar al olvido y eso es lo que me fastidia. Porque tiene la tendencia quien defiende la república de que los verdaderamente malos fueron los nacionalistas cuando a ellos les corresponde la no menos deshonrosa calidad humana de asesinar a franciscanos y monjes que cuidaban casas de caridad y horfanatos, de expoliar a la iglesia y ensañarse con los débiles. Cierto, como lo hicieron los nacionales pero ni menos ni más.

A causa de esta nefasta política de hundir bajo tierra un período de nuestra historia, una generación de compostiores españoles de una gran calidad, como nos descubre el dr. Pachón, se hundieron con él. Aquí está el ya citado Manuel Parada de la Puente, Juan Quintero Muñoz o Jesús García Leoz con excelentes partituras que no pudieron competir internacionalmente porque España, este país que se colocó el título de fracasado, no le dió la importancia que merecía para que fueran vistos en el exterior con el mérito y relevancia que merecían. Coincido aquí con el dr. Alejandro y que ya cité en la anterior entrega, de que España se había arrojado, como suele hacer siempre, a los brazos de los extranjeros, como Wagner o Verdi.
Y a esta generación de postguerra, le sucedió la llamada por asociación del 27 y los vangardistas que siguieron el ejemplo de copiar a los atonalistas, a los dodecafonistas o peor aún al subproducto norteamericano del spaghetti westerm, una verdadera época perdida de creatividad y de poner en valor nuestra propia identidad nacional.
Va a ser al final verdad aquel slogan de los setenta que decía Spain is different, visto lo visto y creo que lo por venir, todo nuestro pasado cultural de una riqueza indudable e incalculable y que suele interesar a estudiosos de otros lugares será pasto de las ratas (sin sentido metafórico) que a golpes de república han convertido su propia ideología en el payaso del tamborcito al que todos hace gracia, pero que al cabo de una hora acabas incluso aborrecinedo.

Sobre tradición universal: parte segunda de tres

Centraré esta parte en la figura del gran Miguel de Unamuno y su ensayo En torno al casticismo.
Hablábamos en la primera entrega: Sobre Repúblicas y Repúblicas de qué manera los valores republicanos se han ido sedimentado y construyendo su corpus sobre personajes que habían demostrado cierta afinidad con esta forma de gobierno.
Son éstos los republicanos, quienes siempre han rechazado a nuestros ilustres personajes desde el mismo Arcipreste de Hita hasta el más contemporaneo que no comulgue con sus ideales. De esta forma, no sólo han limitado su panorama ideológico sino su propio criterio de cultura, desechando a priori lo culto por su contenido impopular, es decir, no nacido del pueblo sino de la nobleza. La cultura como forma de "distracción popular", la España de charanga y pandereta que diría Machado.
Decía Don Miguel de Unamuno, ese que no leen los cristianos devotos y de voto, ni los ateos por su ambiguedad religiosa, ni los de derechas ni los de izquierdas por su ambigüedad política. Pero, ¿acaso no debe el hombre sabio leer TODO incluído lo que pueda parecer blasfemo para alcanzar la sabiduría? Pues bien, decía en su ensayo: De las Enseñanzas Superiores en España:

Cada ministro se trae su plan, ni mejor ni peor que los ante-
riores, que contribuye a corroborar la anarquía que en asuntos
de enseñanza aquí reina; y es, como digo en estas páginas, el
plan interior, el de nuestro espíritu, el que tenemos que variar.

Nada que objetar al maestro. Mientras el plan interior de esta España de mediocres sea un vaiven de ideas asociadas a ideologías muy marcadas, nuestras sociedades seguirán sumidas en la ignorancia y en el subdesarrollo y no estaremos más lejos ahora que de aquellos antiguos planes de adoctrinamiento del franquismo.
Pero quiero centrarme especialmente en el ensayo En torno al casticismo, desde la humildad de quién les escribe y con sus propias limitaciones de entendimiento.

La representación brota del ambiente, pero el ambiente mis-
mo es quien le impide purificarse y elevarse. Aquí se cumple el
misterio de siempre, el verdadero misterio del pecado original,
la condenación de la idea al tiempo y al espacio, al cuerpo. Así
vemos que el nombre, cuerpo del concepto, al que le da vida y
carne, acaba por ahogarle muchas veces si no sabe redimirse.
Del mismo modo la ciencia, que arrancando del conocimiento
vulgar, ligado al ambiente exclusivo y
nacional, empieza sirviéndose de la lengua vulgar, moriría si poco a poco no fuera redi-
miéndose, creando su tecnicismo según crece, haciéndose su
lengua universal conforme se eleva de la concepción vulgar

Con estas palabras, Don Miguel, establece un principio de necesidad universal del concepto para evitar el anquilosamiento, sienta las bases de la llamada tradición universal.

Pero, en cierta forma, discrepo del maestro, porque en la discrepancia se forjan los argumentos ¿Por qué hemos renunciado a la identidad nacional preconizada por Felipe Pedrell?, ¿acaso un noruego, un danés o un austríaco han renunciado a su legado tradicional que les identifca como pueblos? ¿por qué en esos países de una clara y fuerte tradicioón cultural perviven sus folclorismos y por qué en España da vergüenza hablar de ellos?
Enfoco yo esa idea de tradición universal de Unamuno, como la capacidad del ser humano de establecer puntos en común que no pertenecen al espacio ni al tiempo pero son diferentes en su forma convirtiéndose en valores eternos.
En este sentido, consdierar la globalización como esa tradición universal que compartimos es una falacia. De nada le sirve a un nativo de la selva amazónica una gaita escocesa o saber cómo se toca. Debemos respetar la idiosincrasia, la identidad de la que Pedrell tanto se preocupó ante la indecisión y la falta de cultura española que ya se había arrojado a los brazos de Wagner y Verdi.
Critica Don Miguel el casticismo por en cuanto su etimología natural de "casto, puro", pero a su vez nos deleita con el énfasis de establecer todo en proporción huyendo de los extremos. Comparto con él a medias también en que hay que andar de cara al sol y no de espaldas para no confundir la sombra con lo que ha de venir y no con lo ya acontecido. Abrirse es positivo, y el maestro era un europeista acérrimo. pero sin renuncias a lo que somos.

Dice también, tradición viene de tradere, es decir, entregar, lo que es transmitido o se pasa a otros. Y, ¿en qé parte del camino hemos perdido el hilo conductor que nos unía con nuesro pasado?¿a qué porcentaje de las nuevas generaciones les importa la tradición? ¡cuánto daño ha hecho la república a esta palabra! Porque la república es el producto estrella del marxismo-leninismo que tan obsoleto en nuestros días quiere pervivir a toda costa mantenido por su propia frustración. La tradición, lo castizo ha servido como arma arrojadiza en sus discursos para señalarle con el dedo de conservadurismo e inmovilismo y ellos, los republicanos, han sido el caldo de cultivo en la muerte de nuestra identidad nacional. Y con ella ha muerto el trabajo de nuestros folcloristas como Bonifacio Gil o García Matos que hicieron una labor minuciosa de recuperación del cancionero español. A la república le importa un pimiento la cultura, lo que busca es el adoctrinamiento propio del fascismo pero al otro extremo, nunca en el justo medio como diría Don Miguel.
Por ello, a las sociedades actuales imbuídas por las ideas republicanas no les interesa más que Lorca cuando nuestra rica literatura renacentista y barroca queda relegada a los archivos de curiosos deseosos de saber aquello que la república se preocupa de ocultar.

Acabo esta segunda entrega diciendo, SÍ, Don Miguel, tradición universal, que es aquella que cada pueblo en función de su historia ha construído y le pertenece y celosa debe guardar.

Sobre Repúblicas y Repúblicas: parte primera de tres

Comienzo esta disertación que yo no llamaría de ensayo pues no me considero lo suficientemente ilustrado como para ello, sino una serie de reflexiones que tal vez tengan un nexo en común o apenas aparezcan como un amasijo de pensamientos ora posibles, ora contradictorios.
En este trabajo que consta de tres partes trataré también de la cuestión de la tradición y una tercera y última entrega sobre La Música en el cine contemporáneo escrita por Alejandro Pachón Ramírez.
El orden poco importa, de hecho la última parte es la que proyectó esta necesidad de configurar mis reflexiones y compartirla.
Voy a distinguir tres tipos de repúblicas. la añorada por el emperador Claudio Tiberio, la veneciana y la española.
Desde la llegada de César Augusto al poder, el Imperio romano estuvo marcado por un claro deseo de establecer la república, tal vez motivados por la influencia griega y los escritos de Platón (La república), es sabido, que los romanos adoptaron muchas costumbres griegas. Hasta la llegada de Claudio Tiberio inesperada y por el miedo de los pretorianos a que se estableciera la república en Roma, muchos fueron los que desde la sombra trabajaron en su construcción, confabulando una y otra vez y planenando asesinatos de los emperadores. Pero Livia, en un auténtico culebrón familiar también se encargó de desbaratar cualquier intento de que Roma fuera republicana como forma de gobierno.
Claudio, un historiador notable, al igual que su padre, creía fehacientemente en la república y de no haber sido de sus taras físicas y según sus allegados, mentales, hubiera caído también en manos de su abuela que sin contemplaciones le había labrado el camino a Tiberio, un déspota incapaz de gobernar, lujurioso y sin dotes de mando.
Antes de mrirr Claudio, parece haber dejado una modificación del testamento en el cual repartía el Imperio entre Nerón, su hijastro y su hijo Británico. Pero otras versiones platean que Claudio tuvo una charla secreta con Británico con la intención de hacerle saber que su odio había sido una estrategia para no morir asesinado y que su pensameinto era establecer la república con lo cual le daba a Británico la oportunidad de huir antes de que Nerón acabara con él. Británico muy furioso le respondió que nadie creía en la república ya y que su intención era ocupar el puesto de su padre.
Este modelo, el de la república, tuvo momentos en que realmente hubiera sido bienvenida si observamos los reinados de Tiberio o Calígula, verdaderos tiranos y opresores que acabaron con la paciencia del pueblo romano. Sin embargo, Claudio, el republicano,  fue uno de los mejores gestores del Imperio, al que se le concede la condición de honesto y que engrandeció a una Roma cada vez más corrupta, sin principios ni valores y en franca decadencia.
El segundo modelo de república es Venecia. La Serenísima República de Venecia que se había beneficiado de la decadencia bizantina y lombarda para su independencia conseguida en el siglo IX d. de C. , tuvo un período de esplendor y hasta en los momentos más dificiles contra los turcos que ambicionaban su situación estratégica, se mantuvo con una solidez y compitiendo contra los francos del imperio carolingio. Pero, ¿qué era en realidad la República de Venecia?. Sin menospreciar sus potencialidades económicas conseguidas y de reconocimiento internacional, Venecia era un república de aristócratas dispuestos a mantenerse en el cargo aún empobrecidos y sin dar un lugar al crecimiento de la burguesía. Así, comenzó su decadencia que se fraguó con la anexión por el imperio austrohúngaro y su anexión al Reino de Italia.
Y el tercero de los modelos es la reública en España que cobró una mayor relevancia tras la abdicación, que Alfonso XIII se negó a firmar, y la Dictadura de Primo de Rivera. Si bien es cierto, que la monarquía liberal de Alfonso XIII estaba condenada al más absoluto de los fracasos, con una pérdida de reconocimiento internacional  tras la pérdida de Cuba y Filipnas, los movimiento independentistas que ya venían arrinconando desde Catauña y las revueltas sociales amplificadas por los anarquistas y los republicanos deseosos de instaurar su por fín conseguida Segnda República. Se deduce, de todo ello, como en la época romana, que un mal monarca legitimado por consanguinidad pero deslegitimado por falta de dotes, conduce a una inestabilidad que suele desembocar en dos clases de tiranías: la dictadura o la república anarcosocialista.
Me dirán ustedes, y con toda razón, que ¿a qué viene todo esto? y podría responder con la misma de las razones, porque me dá la real gana y porque este es mi blog. Pero iré aún más lejos sobre algunas pinceladas que serán concretadas en la segunda y tercera entrega.

En mi post anterior, en un arranque de ira, acusé, y no me retracto, a este país de un grado de subdesarrollo mental indigno de un país europeo. Efectivamente, haberlo, haylo, pero no de sus personas ilustres que a veces han sucumbido por tener como fondo el país que le representa.
A mi me jode mucho que se utilicen nuestros personales ilustres y aquellos que no siendo de España son citados por españoles para beneficio propio y pongo dos claros ejemplos.
Los republicanos de este país se jactan hablando de Lorca y hay quien hasta viniendo de fuera se suma a esta estupidez humana de engrandecer a un poeta no por sus logros literarios, si los tuvo, sino porque lo han convertido en el slogan perfecto para su campaña política. Lorca, Lorca y Lorca. Junto con Cervantes el nombre más sonado (ya quisiera el primero haberle alcanzado en algo al segndo). Lorca, el poeta maldito como le han denominado es un mediocre, aclamado por mediocres palabras que hasta el mismo Miguel Hernández pronunció al conocerle. Pero héle aquí en su gloria para la república y aquellos que de ella se sienten orgullosos.
El otro ejemplo bochornoso, es el de cierto comentarista de radio clásica en Radio Nacional de España, que al referirse a la figura de Bejamin Britten, el gran compositor británico, lo hacía para alabar su homosexualidad. Patético. Y entre un marica de playa, como abunda actualmente en cualquier rincón  del planeta y Britten o Schubert hay más de dos galaxias.
Este pésimo gusto de la sociedad española actual de adherirse nuestros personajes ilustres causa risa en el exterior, tanta risa, que hasta llegan a desacreditar la calidad crítica de aquellos que se adueñan de los honorables títulos que a un artista, sin relevancia políticao de género, le correpsonde.
Dejaremos para la segnda entrega la cuestión de la tradición universal y el por qué otros nombres más o igual ilustres que los aquí citados no merecen el crédito necesario para estar en boca de la sociedad española.

martes, 30 de junio de 2015

Un conservatorio y una revista

Permítanme, queridísimos lectores y lectoras que barra hoy para casa.

Es cierto ese rumor de que los españoles somos caínitas aunque esto requiere matces. ¿No es la autocrítica un acto de responsabilidad para exigir y mejorar las cosas? ¿Acaso debemos los patrones del conformismo, del "todo va bien" cuando en otros lugares la cultura tiene un peso más relevante?

Pues bien, dicho esto, también es hora de reconocer nuestros logros, a veces, contra viento y marea, con censuras, restricciones y un halo de altruismo frente al abandono de los órganos que se erigen como gobernantes de este país.

El Conservatorio Profesional de Música Manuel de Falla de Cádiz, tiene sus orígenes allá por 1.854 como una academia de música llamada Santa Cecilia. Desde entonces, los avatares del destino han propiciado un camino tortuoso, lleno de desencuentros, de fatalidades y de mucho esfuerzo.

En este Conservatorio realicé mis estudios de música con mucho orgullo y honor. Años dificiles del postfranquismo en los que mis padres tenían que hacer verdaderas acrobacias para conseguir que su hijo, al que le habían dicho que tenía talento, pudiera estudiar la carrera de música. Aquellos años estuvieron marcados por hechos tristes y un cierto sentido negativo del academicismo con profesores propios del tiempo que vivíamos que nunca valoraron y que truncaron por aquel entonces mi futuro como pianista. Bien es cierto, que con aquello que uno ama ni siquiera la institución puede enterrar, fue así, que años más tarde proseguí mis estudios. Se encontraba por aquel entonces, en la c/ El Tinte, un rincón emblemático de la ciudad muy cerca de la casa natal de Don Manuel de Falla y que era un lugar que respiraba "arte" con la Academia de Artes Plásticas en un edificio colindante. Fueron cruciales aquellos años en mi formación como músico y como amante del arte en general.
Hoy, el Conservatorio vive otros tiempos, con un nuevo edificio, una nueva localización y otro modelo de instituciionalización. Tal vez, el funcionariado haya sido más un lastre que un beneficio en el reconocimiento del verdadero valor que un Conservatorio en una capital de provincia importante debe tener. Pero, reivindico desde aquí la necesidad de dotar a este Conservatorio no sólo del prestigio que se merece sino de la imperiosa necesidad de que los estudios de Grado Superior puedan realizarse sin tener que desplazar a nuestros alumnos y alumnas a otras ciudades.

En mayo del 2.010 nació una revista con poca ambición que ha ido ganando en credibilidad y contenido riguroso. Me refiero a mina, una publicación que lanza el Conservatorio y en la que colaboran con tan buen hacer profesores generalmente. En estos pocos años de vida, mina se ha ganado el respeto de cualquiera que tenga interés en el conocimiento científico e histórica de la música. Sus colaboradores y colaboradoras se han superado a sí mismos, ofreciendo interesantes artículos y entrevistas a personas de calado nacional o internacional. Por medio de ella, en este último número, hemos conocido que nuestros alumnos y alumnas han viajado a la ciudad de los más ilustres compositores de nuestra historia: Viena, y es de alabar el esfuerzo, y considerar que es de una utilidad incalculable estas visitas guiadas que enriquecen el espectro cultural de otros países y actúa como feed-back en nuestro propio crecimiento como personas y como profesionales. Enhorabuena.

Volviendo al principio de este post, sí, somos cainitas, aquellos que "envdiando" el protagonismo de la cultura en otros lugares queremos hacerla nuestra, que tenga el merecido valor que un país como el nuestro debe tener y no un mero músico de acompañamiento, mediocre y sin espíritu de mejora.

Enlaces:

Conservatorio Profesional de Música Manuel de Falla

Revista mina descarga en .pdf


lunes, 22 de junio de 2015

Björk; un prodigio en el mundo del hipersurrealismo

Resulta a veces complicado establecer categorías. En algunos casos hay preguntas que buscando la generalización o la etiqueta se conforman para establecer un juicio crítico de una persona. Por ejemplo, ¿le gusta la música clásica?. Es evidente, que la cuestión no es esa, porque dentro de la música clásica (sin ceñirnos a lo estrictamente conocido con el término temporal de clásico") existe una gran variedad de compositores con mejor o peor fortuna, talento o simplemente que no encaja en nuestros gustos musicales. Sería, entonces, más concreto pregunta si te gusta W.A. Mozart, L.V. Beethoven, J.S. Bach, etc.

Algo así suele ocurrirme con Bjôrk. Generalmente sería ridiculo decir que toda la música electrónica tiene cabida en mi campo selectivo. De hecho desde el "pachin pachin" hasta Bjôrk hay más de un océano y un continente.

No quiero entrar en detalles biográficos, ni en volver a repetir aquí lo que ustedes pueden encontrar en internet. Mi aportación es más una visión particular del prodigioso talento de Bjôrk.

Resulta, por tanto, dificilmente encasillable, cosa bastante común cuando un artista sobresale por encima del resto como es el caso que nos ocupa.

Para un humilde servidor, muy encorsetado en determinadas fomras musicales, estilos, conceptos, etc entender el lenguaje de la artista islandesa es harto complicado. De hecho, ni siquiera me he parado a leer las letras de sus canciones, me basta el mundo sonoro que la representa y que encuentro, con sentimientos encotrados, maravlloso y a su vez lejano.

Apreciar las capacidades creativas de un artista requiere bagaje, haber esuchado mucha música, tener una mente abierta pero sobretodo, sensibilidad para después profundizar por qué Bjôrk hace lo que hace y cómo lo hace. El espectro sonoro no tiene límites y ésta es una de las premisas con las que la compositora se enfrenta a cada momento creativo. Es también evidente que hay que tener una capacidad innata para que esas configuraciones sonoras tengan un efecto o mejor dicho, el efecto a conseguir.

Debería bastarnos con esto, para entender el verdadero alcance de las habilidades musicales de Bjôrk, pero además de ello, sería imposible reconocerla sin un video-clip en los cuales con tanta maestía nos acerca a ese mundo de lo que me gusta llamar hipersurrealismo. Esa originalidad es muy dificil de encontrar en estos tiempos y de ahí su gran valor.

Para finalizar, Bjôrk es tan mortal y tan terreste como el resto de nostros, aunque a veces no lo parezca. En estos últimos años, la artista ha sufrido toda suerte de desventuras y embestidas del destino que ha sabido volcar en su nuevo trabajo. Y es que donde hay genialidades, ni siquiera el destino tiene la última voz.

Sin lugar a dudas, Bjôrk es una de las mejores artistas que ha dado este siglo, algún día, hasta los menos osados sabrán reconocerlo.

domingo, 14 de junio de 2015

Vera Mahan: virtuosa del domra

Debería dedicar un blog especial para instrumentos del mundo e interpretes, pero ya cerré uno dedicado a la música de bandas sonoras porque al final no tengo tiempo para tantas cosas como quisiera.

Pero es muy probable que de vez en cuando os sorprenda con delicatassen como esta que hoy os propongo, algo que ya venía haciendo en mi también cancelada cuenta de facebook.

Vera Mahan es una virtuosa del domra, un instrumento de cuerda pulsada perteneciente a la tradición rusa (aunque tengo mis dudas si debería decir a la tradición soviética).

Por su sonoridad está más cerca de la mandolina que del laúd aunque existen diferentes tamaños de dicho instrumento.

Sin más dilación, os dejo con esta espectacular mujer (en todos los sentidos del término).


miércoles, 10 de junio de 2015

Since you went away 1944

No es de música de lo que voy a hablaros en este post, aunque ahí está la mano de mi admirado Max Steiner uno de los pesos pesados en las bandas sonoras de aquellos gloriosos años.

Permitidme que os recomiende una película y una época, pero antes le debo una disculpa al pueblo norteamericano al que en muchas ocasiones he juzgado de petulante y altanero.

Desde que te fuiste (Since you went away) 1.944 es una fantástica lección de lucha en unos tiempos en los que el cine aún conservaba un lado humano, sensible, sentimental y tocaba las fibras sensibles de los débiles y de los que se creen fuertes. Sí, eran otros tiempos, tal vez mucho más dificiles que los actuales y que con cansado ritmo no paramos de repetir. Para quien tenga la tentación de acercarse a otra realidad ahí está Desde que te fuiste y también para reflexionar que nunca el pasado es un tiempo estéril del que no cabe aprender nada.

La película nos acerca a los durísimos años de la Segunda Guerra Mundal sin el tono patriótico al que nos han acostumbrado otras películas o ideologías aferradas al honor, el deber y esas cosas...

La guerra, siempre la guerra, familias deshechas, hombres mutilados física y psicológicmaente, sueños rotos en la quimera de un mundo mejor. Quienes aún se vanaglorian de las medallas obtenidas a cambio de vidas humanas o de héroes convertidos a precio de artillería siguen en la misma oscuridad de la que nunca salieron por no querer ver sus propias miserias. Cierto, un país precisa de alguien que lo defienda, el problema es que hemos creado el país para justificar ésto.

Pero más lejos aún del drama personal de tantos hombres aferrados a ideales con fusil al hombro están las mujeres. Aquellas que sortean con la dignidad posible el infranqueable muro de la soledad, de la desesperación y de la esperanza tan intangible de que ellos volverán

Esta es la estructura, el cimiento que sustenta a Desde que te fuiste y que muestra un pensamiento norteamericano como ya he dicho al que no estamos acostumbrados.

El reparto es excepcional, ninguno de los actores y actrices es secundario, son brillantes cada uno en el papel que representan. Una verdadera obra maestra del añorado cine de Holliwood, como no podía ser de otra manera en un guión magistral de Selznick.

No sé, yo sin ser tan mayor, ni tan joven, siento falta de este tipo de cine y como ayer decía en una cadena de radio pública cierta persona, Beethoven no es del ayer, ni del hoy, del futuro, es simplemente de siempre, igual ocurre con estas joyas cinematográficas de las que siempre se extrae algo útil especialmente cuando sirve para engrandecer al ser humano, una especie que vive en su pérdida de identidad tratando de mantenerse en el madero de su océano.

Felizmente, salvo en ocasiones contadas, el sentimiento bélico no está presente en forma planetaria, pero la escala, la estadística no nos honra ni nos satisface mientras un sólo hombre, un sólo niño o un sólo ser viviente pierda su vida de forma tan estúpida. Nada justifica una guerra salvo el derecho a defenderse de ella y cuando la tentación nos toque en el hombro, recordemos siempre a tantos que la peridieron para que su muerte nunca pueda considerarse en vano.

Pocas, muy pocas veces hay un final feliz como en Desde que te fuiste, pero en ocasiones, la diosa foruna se presenta, tal vez para compadecerse de estos pobre mortales que somos.






viernes, 15 de mayo de 2015

El blues se queda huérfano

Hoy es otro de esos días en los qe uno se levanta con una mala noticia, aunque últimamente es dificil encontrar noticias agradables, algunas nos afectan más que otras.

B.B. King nos ha dejado a sus 89 años. Viéndolo desde el punto de vista de la naturaleza humana, hecha para morir, podríamos decir que ha tenido una vida larga, su fama y talento le fueron reconocidos en vida y su economía que ya desearían muchos afro-americanos no puede decirse que fuera menospreciable. De todo ello, me alegro, por supuesto.

El gran bluesista se merecía, cuanto menos, que como ser humano y como artista pudiera disfrutar de esas experiencias.

Pero B.B. King, además de un gran guitarrística y compositor de blues es algo más. Fue uno de los más cercanos antecdentes del verdadero blues, podríamos decir que bebió del maná de las aguas benditas del estilo tradicional y originario.

Entender el blues sin B.B. King es como querer encender una lámpara eléctrica con una cerilla. Un absurdo. No existe americano de la raza que fuere que no haya oído al menos una canción de B.B. King, y quien no esté en esa lista ha perdido quizás su tiempo en bagatelas musicales.

El blues de raíz se queda huérfano sin menospreciar el trabajo de tantos buenos talentos que aún subsisten en un estilo de música más cerca del culto que de las posibles renovaciones a veces con muy mal acierto.

No cabe decir más mi querido colega allá donde estés, reconocido tu talento y aportándole al blues de tu propia identidad, descansa en la paz de los felices.Has ta siempre.

domingo, 26 de abril de 2015

Música muerta

Sí, acabo de descubrir que mis creaciones de aquí y ahora son música muerta. Música muerta si nos remitimos a la petulancia de cierto programa de RNE de llamar contemporánea a toda aquella música inspirada en el atonalismo, el dodecafonismo o el experimentalismo. La élite de siempre que pretende hacernos ver (a quien se deje, por supuesto) que la música actual debe reglarse en estos parametros y no otros, porque los otros están caducos o porque no tiene validez artística o están fuera de tiempo y lugar.

Me recuerdan estos tiempos al más puro y crudo Romanticismo, en el que el compositor era un ser superior, omnipotente, muy lejano del resto de los mortales. Es esto lo que vende el compositor contemporáneo, yo lo llamo snobismo o extravagancia para poder estar en la élite o etiquetar lo que ellos llaman arte.

Detrás, estamos el resto, es decir, los compositores que nos resisitimos a creer que la música tiene que pasar por este canon de asimetría, irregularidad o libertad absoluta (si este concepto existe). Somos, por ende, los músicos muertos aunque estemos vivos, como si al arte o a la música en particular se le pudiese aplicar este adjetivo despectivo en este caso.

Si esto es música contemporánea, efectivamente, yo no estoy dentro de ella ni quero estarlo. Así, que todos aquellos que como yo estamos fuera de este término cargado de arogancia y pedantería tendremos que buscar algo que nos defina, pero sobretodo, que nos haga visibles para no adhesionarnos a ese concepto de música viva que ya ha marcado sus líneas.

sábado, 25 de abril de 2015

Discoplay y discos del sur: cuando la cultura importaba algo

Algunas veces he oído decir que lo pasado, pasado es. Sin duda, nadie podría decir lo contrario, pero caben matices. Porque no hay presente sin pasado y sálvenos la Providencia de que algún día el pasado deje de ser nuestro consejero para planificar el futuro.

Existieron dos publicaciones españolas que contribuyeron en gran medida y relevancia a la cultura de este país, tan denostada por cierto en la actualidad.

Discoplya lanzó su primera publicación el año 1.982 y cerró sus puertas en 2.007. Durante casi tres décadas, la revista con la que muchos crecimos no era exclusivamente un catálogo al uso de vender y comprar. Era una cultura viva de la música principalmente y de otras artes en menor proporción.
Recuerdo que con ellos descubrí a muchas bandas, artistas e incluso compositores de la llamda música culta u otras músicas que no estaban accesibles en otros medios con sus corresondientes reseñas. Su formato en papel, como le ocurre al libro, le hacía un ente vivo al que ir y volver sin necesidad de enchufarse a Santa Electricidad que todo lo puede y sobre la que se construye hoy todo el mercado y entramado social, económico y cultural. Es cierto que la red ofrece ventajas, hoy día muchos discos que compré en Discoplay ni se me hubiera ocurrido sin una audición previa.
Pero más que una revista musical, como digo, Discoplay era un escaparate a la cultura general: literatura, cine, coleecionismo,etc Lo más destacado era su diversificación, su estructura de formato y sus referencias.
Discoplay ha creado una hemeroteca online para quien quiera descargar sus boletines y disfrutar aún de la magia de ellos.

Discoplay documentario

En otro orden de cosas estaba, creo recordar que se llamaba así, Discos del Sur. Una revista en blanco y negro muy especializada y con mucha información interesante que no tuvo la repercusió de la anterior pero que funcionaba bien en los círculos especializados.

Ambas revistas aportaron un saber necesario para elegir en música sin el efecto llamada que los medios de comunicación ejercen sobre la "gran masa" "obligándoles" a escuchar aquello que a ellos le interesan que escuchen empujados por las cuantiosas sumas que las discográficas, los productores y todo el business musical ejercen sobre ellos para vender su producto. La radio, especialmente, salvo programas concretos, es uno de los aparatos logísticos preferidos por estos capitalistas del arte y la cultura.

El pasado ayuda a recordar y del recuerdo se produce las sinapsis neuronales tan necesarias y enriquecederosas para no ser meros objetos al amparo de los especualdores.




domingo, 19 de abril de 2015

Con la cultura: juega limpio

No soy muy dado a realizar seguimientos en la red de lo mucho o poco que en los motores de búsqueda se perfila sobre la palabra "berekekê". Cierto es que el padre de este nombre artístico me gana en contenidos (Geraldo Azevedo) aunque bien merecido lo tiene.

Hoy, la vena curiosa que todo ser humano lleva contenida junto al resto de los órganos que conforman nuestro cuerpo se lanzó sobre un conocido motor de búsqueda y observó con asombro como rusos y brasileños se han apoderado ilegal e injustamente de parte de mis creaciones. No resulta sosprechoso viniendo de las zonas de donde vienen donde el concepto de respeto y ética no parecen estar entre los hits de sus valores.

Por ello, os recuerdo que utiliceis siempre los circuítos oficiales que podeis encontrar en la Web Ofcial, 

Ante la duda, utilizad siempre la lógica de la cual proceden estas malintencionadas acciones.

Lamento decirlo, pero nadie que realiza una descarga ilegal puede considerarse un seguidor sino más bien todo lo contrario, alguien que aún pretende convencerse a sí mismo de que la cultura y el arte no es merecedora de ser sostenible.

jueves, 2 de abril de 2015

Yo soy la Nacha

De siempre, es decir, desde que tengo uso de razón, he considerado al pueblo argentino de un gran nivel intelctual y no lo digo por regalar oídos a nadie, no es mi estilo, sino porque verdaderamente así lo siento.

Entre ese grupode intelectuales privilegiados que viven en la sombra, como ocurre en España, exiliados de estas sociedades descafeinadas,  preocupados de la forma y no del fondo, se encuentra Nacha Guevara.

La primera relación que yo tuve con esta grande artista polifacética donde las haya, llegó bien tarde y de forma ocasional,mucho después de que el mundo intelectual argentino y español se debatieran entre el exilio o las penalidades de la tortura física y psicológica de las dictaduras o postdictaduras. Cuando uno mira para atrás, da hasta risa ver los problemas de estas nuevas generaciones y sus quejas y reclamaciones, no digo infundadas pero sí recargadas de arrogancia y pedantería.

Alguien me recomendó, conociendo mi gran afición a la música, su envidia y frustración (la mía fue el teatro) me prestó una cinta de casete de aquel irrepetible espectáculo de Las mil y una Nachas. Verdaderamente, y a pesar de que yo no tenía más de veinte años por entonces, abrió como flor dispuesta a nutrise de las bondades que cada mañana le obsequia, una perspectiva fundamental en mi modo de entender la vida, de esculpir mi filosofía y de prepararme para el futuro hombre. Aquellos mensajes de Nacha entre comedia y drama tenían una profundidad y eran de tal magnitud que jamás he olvidado ni una sola de aquellas canciones, ni de la persona que las interpretaba y a la que alguna que otra vez he vuelto para reirme un poco del mundo actual en que vivo.

Pero yo nunca mitifiqué a Nacha, por el contrario, veía sus defectos y admiraba sus virtudes y creo que debe ser con esta visión con la que una persona debe acercarse a un artista, porque quien pretende separar al humano del genio comete un error de inconmensurables consecuencias futuras.

Después de Las mil y una Nachas, llegaron, por interés personal, otros álbumes como aquel que plasmaba los versos del no menos y comprometido Mario Benedetti, una de las figuras claves para entender La Argentina de su tiempo.

El verdadero arte no está en pintar el mejor lienzo con las técnicas más avanzadas, ni componer música con las tecnologías más vanguardistas, sino en la capacidad de transmitir emoción. Yo recuerdo haberme emocionado escuchando aquellas canciones tan emblemáticas como Yo te nombro libertad, el Padrenuestro iberoamericano y esbozar una sonrisa con Soy snob, Es mi hombre, y otros títulos de sus primeros y más significativos trabajos.

Al lado de Nacha en aquel espectáculo estaba el gran Favero, al que por entonces envidiaba aquella capacidad de interpretar en el piano con esa facilidad pasmosa con lo que solía hacerlo (lo de tocar el piano). Así, como Nacha, quería despedirme con este humilde post de reconocimiento artístico y personal a una gran mujer argentina de nacimiento y universal de adopción que hoy con una gran sabiduría ha reconocido simplificar las ideologías y acertadamente se declara del lado del débil y de aquel que necesita de un hombro donde apoyarse.

No esperaré, por tanto, la hora de la parca, la llegada de Caronte con su barca ora funesta, ora redentora, para declararme públicmanete a Nacha y agradecer la parte que le corresponde en la construcción de la personalidad de éste que les escribe. Gracias Nacha.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Pedro Reyes o el arte de hacer reir

Otra desafortunada noticia viene a reunirme con ustedes nuevamente, hasta parecería que mi blog es un diario necrológico, pero los acontecimientos mandan y también el deber de reconocer la valía de ciertas personas que nos acompañan en este singular viaje que es la vida.

Hacer de la risa un espectáculo tal vez no tenga mucha relevancia, pero en estos tiepos tan amargos donde resulta dificil obtener ni siquiera una sonrisa, el que determinadas personas con vocación se rindan a ello es más que una proeza, es casi una obligación de ponerle a la rutina cada vez más dura de estas décadas que nos consumen un aliento de esperanza, de optimismo o al menos de resignación bien entendida.

Pedro Reyes, este adoptivo paisano andaluz ha sido otro de mis referentes en este camino que juntos recorremos ciertas personas. Su humor surrealista o absurdo sin faltar a nadie y tan espontáneo, ha conseguido, al menos, unos minutos de de huída, de evadirse de la carga cotidiana que nos asola.

Efectivamente, hacer reir es un arte, muy dificil, casi más que cualquier otro y tan recompensador como cualquiera de las otras artes. El hombre que no sabe reirse, ni siquiera de sí mismo, está abocado a ser un esclavo de su fatalismo y de su destino y todo ser humano, pues la risa es cosustancial a nuestro desarrollo como especie, debería valorar en su justa medida los beneficios que ofrece. Cuando Molière escribió el enfermo imaginario, al parecer la que fuera una de sus últimas representaciones, tal vez nunca pensó de qué modo tan cruel la muerte le venía a visitar, pero hizo gala de sus mejores herramientas y llegó a decir: "esto no estaba previsto".

El cómico es, si cabe, el hombre más libre donde los haya, su sabiduría radica en que en esta farsa llamada vida sólo tenemos dos opciones: reirnos o que ella se ría de nosotros.

Hasta siempre, Pedro. Mi más sentido pésame a familiares, amigos y al mundo del espectáculo, especialmente, el de la comedia.

viernes, 20 de marzo de 2015

Las buenas elecciones

Ahora que estamos en proceso electoral, permítanme utilizar el paralelismo que les propongo para destacar la importancia de una buena decisión.

Cuando comencé mis clases de piano (tenía apenas diez años de edad), mis padres, con un gran esfuerzo, me compraron un piano. Nunca olvidaré el fabricante al que por respeto no voy a mencionar.

Aquel instrumento era un verdadero martirio chino. Era de tal dureza que los ejercicios que requerían cierta velocidad eran más que un reto: eran un imposible.

Desafortunadamente, ni yo ni mis padres tuvimos buenos consejeros que nos asesorasen en qué tipo de instrumento convenía para un alumno de tan corta edad y que contara con las mínimas garantías de éxito y calidad.

Tampoco mis profesores y profesoras de piano del Conservatorio se preocuparon nunca de preguntarlo y cuando me tocaba el turno de presentar mi trabajo de ejercicios y pequeñas obras, éstos apreciaban una falta de interés o vocación en ellos.

Sólo al cabo de muchos años, he comprendido que no era mi talento o predisposición musical lo que estaba cuestionado, sino la importancia de la buena elección. Es verdad, que un piano es un instrumento de alto coste y a esas tempranas edades nadie sabe la durabilidad o alcance del tiempo de una materia tan exigente como la música en la que muchos y muchas abandonan por cansancio o porque satisfacieron sus incipientes deseos en relación a ella.

Aún así, si sois padres y habeis encontrado un hálito de tendencia artístico-musical en vuestros hijos o bien como futuros alumnos ya conscientes de vuestras intenciones; os recomiendo que os dejeis siempre asesorar antes de adquirir la herramienta de trabajao que vais a utilizar, sólo de este modo hay una puerta abierta a la continuidad y vuestra autoestima no sufrirá los amargos recuerdos que dejaron en mí aquel mi primer piano y aquellos mis primeros profesores.


martes, 17 de marzo de 2015

Juan Claudio Cifuentes: nuestro mejor representante del jazz

Hoy al conectar mi radio me he visto sorprendido por la triste noticia de que nos deja uno de los mayores pozos de sabiduría en cuanto a jazz se refiere, una grandísima persona que en algunos momentos de mi vida ha sabido recompensar con sus comentarios, sus reconmendaciones y sus magistrales clases de un estilo musical que siempre se me ha atragantado. No sé, con Cifus era diferente, creo que de igual modo y acierto hubiera convencido a cualquiera con cualquier otra manera de entender la música.

Como no soy entendido en jazz, ni he seguido fielmente cada programa que con tanto entusiasmo Juan Claudio Cifuentes ofrecía para todos, sin distinción alguna y con tanta clase, no voy a entretenerme aquí en dilucidar las virtudes del jazz, ni hablar de lo que no sé de alguien que ha dedicado gran parte de su tiempo y su vida al jazz.

La noticia, en cualquiera de los casos, es triste, porque más que a un maestro, uno siente la sensación, a medida que le llueven los años, de que se va quedando sólo y aquellas referencias humanas, como Cifus, cruzan al otro camino.

Sólo resta dar mi más sentido pésame a familiares, amigos y al mundo del jazz. Gracias Cifus, por aquellos momentos únicos en los que conseguistes acercar a un profano a tu mundo, aquel que con tanta pasión defendistes de forma extraordinaria. Seguro, que los grandes maestros del jazz te estarán igualmente agradecidos sea cual fuere el destino que como humanos nos corresponde vivir. Hasta siempre, abrazos y carantoñas.

sábado, 14 de marzo de 2015

Un poder universal

A la música, se le otorgan muchas cualidades desde tiempos inmemoriales. Frente a la capacidad que sobre los elementos, las tribus más ancestrales sostenían con sus cantos y danzas de alabanza y perdón, pasando por el pathos griego y el poder curativo de la musicoterapia, es innegable que la madre de los sonidos tiene una extraordinaria propiedad de actuar en el conjunto de lo viviente y si me permiten de lo no-viiviente.

Es verdad y sería estúpido no reconocerlo, que también la música ha ejercido una función mediática en favor de los poderes fácticos que la utilizaron como bandera de sus ideologías, a merced de la política, la guerra e incluso de las religioines incluídas sectas o movimientos radicales de transformación social, la música, un fenómeno dificil de medir, tantas veces considerado arte absoluto por encima de cualquier forma que queramos darle, contiene un elemento mágico que se escapa a la ciencia y que vulnera los principios de la mejor de las teorías de neurología y por qué determinados sonidos nos animan y otros nos deprimen. Sin entrar en esta última cuestión a la que algunos argumentarían con la famosa frase de: porque hemos sido condicioinados para ello, hay casos en los que esta divinidad ora metafórica, ora real, confluye en un poderoso deseo de humanizar más al ser humano valga la redundancia y el carácter universal o el papel que juega en el cosmos.

Ya sabemos que para muchos científicos, ensimismados en encontrar explicación para todo, estas palabras son una sarta de gilipolleces propias de un romántico del s. XIX. Tal vez sí, tal vez no.

Pero esta gilipollez es capaz de reunir a 15.000 personas en el festival de primavera  de Latvia y hacerlas cantar juntas sin importar las enormes diferencias que cada ser humano encierra en sí mismo en muchos casos opuestas. Creo que el video merece la pena. Lo que la música ha unido, que no lo separe la carne ( y menos aún, la ciencia).


miércoles, 11 de marzo de 2015

Sin estrecheces de miras

Uno de los campos que ofrece un rango más ámplio de libertad en la creación es el de la soundtrack o banda sonora.

El compositor que hace incursión en esta modalidad, o llamemosle si quieren género, no está sometido a los rigores estilísticos que otras formas de creación ven delimitadas por su propia idiosincrasia.

En otros tiempos, la mayoría de los compositores operísticos, especialmente los del Barroco y e Clasicismo, crearon un sistema cerrado basado en las propias reglas, en las teorías de lo correcto y en las estructuras que dominaban el sistema modal y tonal. es verdad, que cuanto más atrás en el tiempo, uno tiene menos referencias en las que apoyarse. Dicen que El rapto del Serrallo de W.A. Mozart fue una revolución musical en cuanto a originalidad y ruptura con estos esquemas que aún combinaban las hazañas heróicas de dioses con armonías y melodías que no pudieron rescatar del ideal clásico griego y que tuvieron que inventarlo.

En otro contexto, la ópera más cercana, llámese Rossini, Verdi o Wagner ensalzaron los valores del nacionalismo y no se atrevieron a salir de los encorsetados sistemas que por entonces regían estos movimientos musicales. Tal vez, Puccini volvió a revolucionar el concepto musical con Madame Butterfly, rompiendo nuevammente con los establecido y aportando un carácter más diversificado y acorde con la temática de la ópera en sí.

Sin embargo, ni todos los compositores de bandas sonoras que conozco, y que modestia aparte son muchos, han arriesgado o explorado formas musicales que salieran del contexto histórico en el que vivieron (valga el ejemplo de Ben Hur de Miklós Rózsa).

No cabe duda que un compositor debe serlo de su tiempo, pero el abanico de posibilidades que ofrece la retrospectiva de lo ya inmortalizado desdee lo popular hasta lo más vanguardista, deberían ser un alíado de cualquier compositor de nuestro siglo. Como en el mundo animal existe una capacidad de mutación provocada por la necesidad de supervivencia, en el mundo de las creaciones sean musicales o de cualquiera otras de las artes, desdeñar lo que el pasado nos ofrece enciera una estrechez de miras extraordinaria.

La libertad creativa de los compositores de bandas sonoras termina únicamente en los esquemas de ajustarse a un guión establecido y a veces ni siquiera el mejor de los guines puede delimitar lo que la inspiración, a falta de otro nombre mejor, nos regala cada día que nos sentamos frente a un papel pentagramado o a nuestra grabadora de hacer visible lo invisible.

domingo, 1 de marzo de 2015

Entre hormigas y cigarras: haciendo escuela

Enlazando con el post anterior, hoy también voy a hablaros de otro cuento. El de la cigarra y la hormiga (más que un cuento una fábula).

Como doy por sentado que todoso conoceis dicha fábula no perderemos el tiempo en descubrirla, pero su símil y su moraleja nos vendrá muy bien para la cuestión que hoy nos trae.

En la dimensión "hormiga" encontramos dos interesantísimos proyectos. El primero, vinculado a la integración social y el segundo a la tradición.

En el 2.011, José Brito comienza una experiencia piloto en las Islas Canarias, la cual afortunadamente, tuvo el apoyo necesario para que cualquier proyecto cobre un valor, que acabó llamándose Barrios Orquestados. Estos barrios orquestados iban destinados a la reinserción social en barrios marginales o periféricos, o de exclusión, como gusten llamarle, del archipiélago canario. El proyecto no solo contribuyó a que chicos y chicas se iniciaran en el aprendizaje de un instrumento tan dificil como los de cuerda frotada, sino que al desarrollo musical, artístico, de sensibilidad ciudadana, de cultura, se añade el enorme papel integrador en el que padres y familiares de esoso barrios participan de manera activa de la vida musical, aunque yo llamaría simplemente participan de la vida.

En el otro lado, Vincent Campbell, un irlandés amante de sus tradiciones, además de ser el único superviviente de un estilo de tocar el violín muy personal, está contribuyendo a que su permanencia continúe más allá de lo que por naturaleza, más tarde o más temprano ha de llegar. Para ello, enseña a chicos y chicas con un método muy particular en el que no reciben clases en el sentido técnico de la palabra, los aprendices tienen el "deber" de esforzarse en "seguir" al maestro, un aprendizaje que sin duda tiene mucho que ver con algunas pedagogías de siglos pasados en las que muchos músicos carecían de conocimientos musicales.

Estas son dos de nuestras hormigas, haciendo una labor impagable, encomiable y garantizando la supervivencia de sus culturas y sus tradiciones.

En el otro lado, el de la cigarra, la charlatanería de los aspirantes a políticos con sus ideas sobre cultura, los ignorantes periodistas que se atreven a comentar de aquello que no saben empobreciendo nuestro saber cultural con cuestiones que no lo merecen, los "dioses y diosas" del marketing (llámese Lady Gaga, Beyond Ce o Madonna) con sueldos astromillonarios de una pésima calidad artística, los "proyectos" de ópera en los que no se sabe bien si se trata de eso mismo, de flamenco, de danza, de poesía o de no sé qué historias (llámese El público) y por último, y no menos desafortunado, un verdadero castigo para el oído, determinadas "simbiosis" musicales que partiendo del flamenco y con una voz nasal, macarra y de un mal gusto, nos venden los críticos musicales de hoy en día.

Estas cigarras, son las que consiguen sobrevivir, se imponen con sus cantos al trabajo metódico y elaborado de las hormigas. A las primeras les llaman cultura, a las segundas, pasado.

Barrios orquestados

Vincent Campbell

miércoles, 25 de febrero de 2015

Cultura...descalza y con lo puesto

Según el diccionario de la Real Acadeemia de la lengua española, cultura viene de cultivar. En este sentido, quien cultiva es quien se prepara para algo y el ser humano culto se prepara no para presumir de sabiduría, sino para ser más libre.

Dice Èmile Henriot: Cultura es quello que permanece en el hombre cuando lo ha olvidado todo. Y Lofficier: La cultura es un bien personal. únicamente nos llega por el camino del cultivo propio.

Dicho esto, uno debería sonrojarse, cuanto menos, cuando en un programa de la Ser Radio, un colaborador dice que el violín es más dificil de tocar porque no tiene "arpegios". Quiera yo entender que quiso decir: trastes. Y lo peor de todo es que segundos antes decía que la cultura apenas le importa a nadie. Patético.

Pero no menos lamentable es oir a la señora Rosa Díez de UPyD, a la que por otra parte, profeso una gran admiración y respetoo considerándola una de las mejores políticos de este país, cuando comienza su retahíla de personajes de la cultura: muy poco original. allí estaban los mismos que hasta un niño de siete años citaría. Algunos para mi gusto personal, hasta sobraban (llámese Lorca). Y que no hagan saña de este comentario los del PP, que a todos se agarran en tiempos donde el asiento parece estar más fuera que dentro.

Verdaderamente, y no creo que sea la primera vez que lo digo, la cultura le importa una mierda a mucha gente y como se trata de un esfuerzo (cultivar), el ser humano, acomodado por naturaleza, cada día se le ocurren las mismas citas que a la señora Díez.

Apurando aún más, ¿qué es cultura? se habla de la cultura del futbol ¿?, de la cultura del pelotazo, de la cultura del bienestar, de la cultura tecnológico (zombies pegados a un aparatito electrónico día y noche).

No soy sociólogo, así que no puedo definir qué es la cultura. Lo que sí puedo afirmar es que, a instancias de lo visto y oído, la cultura va descalza y con lo puesto.

Inteligencia, dame el nombre exacto de las cosas (J. Ramón Jimenez)

sábado, 21 de febrero de 2015

Estamos loco, ¿ o qué? El Mundo digital

Tan pronto, el periódico digital El Mundo te publica un artículo criticando las prácticas de la piratería, que te publican otro, " alabando " el software libre.

Vamos a ver, ¿tiene el periódico digital de El Mundo un equipo de especialistas de cotejar lo que publican?¿Tiene el periódico digital El Mundo un sentido de la lógica? o lanza de aquí para allá pelotas para que cada cual recoja la que más le interesa.

Mercé Molist ha publicado hoy una noticia: homenaje a la otrora poderosa comunidad del 'software' libre (I).

Claro, como lo ha publicado en el aparatado Historia, uno podría pensar, bueno, esto sucedió y todos nos quedamos tan panchos, pero como últimamente uno tiende a desconfiar de todo, a mi me huele que lo que la señora Molist pretende es reabrir el caso de los piratas en la red y darle un golpecito en el hombro a los que lo hicieron posible.

Yo, no espero nada ni de los defensores de esta majadería del software libre, ni de los inconscientes que a ella se agarran, apelo a los que hasta hoy siguen en el sentido común de que lo ajeno hay que pagarlo salvo que se especifique lo contrario, sigan estando firmes en sus convicciones, porque con ello contribuye a que la cultura se mantenga, a que el empleo en actividades de esta índole, crezca y a que la justicia no tenga que preocuparse en este tipo de cuestiones viendo lo que sobre la mesa hay de mucha mayor gravedad, ojo, digo gravedad, no que el acto de invadir los derechos de otro no merezca un caastigo ejemplar.

Amenaza Molist con una segunda parte, como tantos otros nos amenzan con el recuerdo de los campos de exterminio nazis, con las víctimas del franquismo,etc, etc. Y aquí entra el dilema: olvidar, nunca pero recordarlo a diestro y siniestro,¿no reaviva el odio?

Pase lo que pase con el comercio en intenret, presumiblemente acabará desplomándose con políticas de permisividad, como he dicho otras muchas veces, el arte ha muerto en el momento en el que al artista cuyo estímulo, ojo, no el único, es poder vender su obra para subsistir como el resto de los mortales, se le niega, se le ningunea y se mofan de él. Al artista el úncio consuelo que le queda es como también he manifestado en otras ocasiones, son sus incondicionales incapaces de darle una puñalada trapera, incapaces de ridiculizar su trabajo e incapaces de atribuirle un calificativo muy de moda en estos tiempos de crisis: menos arte y más arrimar el hombro. Así, que mejor será ir poniéndose el mono de trabajo antes que esta selva nos caiga encima. 

El Mundo. Historia

jueves, 19 de febrero de 2015

Pero, ¿ a qué están jugando?

En un artículo de El Mundo digital, se estima que un 84% del contenido cultural se descarga de manera ilegal.

Hace unas semanas leía, no recuerdo exactamente dónde, que los ingresos de la cultura habían crecido con respecto a años anteriores.

Está clarísimo que hay una gran contradicción entre estas dos noticias. Por un lado, la más que sosprechosa realidad de la primera y la mediática de la segunda.

También parece evidente que la cultura sigue sin interesar a muchos, y en cierto modo, no deberíamos sorprendernos de ello. En siglos anteriores, la cultura era un privilegio de las clases acomodadas, ora por que "el pueblo" no se lo podía permitir, ora, porque les interesaba una mierda.

El "todo gratis" sigue triunfando, campando a sus anchas, con la impunidad o el mirar para otro lado de jueces y gobernantes, más preocupados y levantando cortinas de humo con los casos de corrupción (como si éste no lo fuera).

A Europa en particular y al resto del planeta en general, les importan más de lo mismo la cuestión de la cultura, que vuelve inevitablemente al terreno de unos pocos capaces de ser conscientes y de consumirla con honestidad.

Mientras, "el pueblo", ya ha dejado clara sus bases: mientras todo se obtenga sin coste, ¿ por qué no?.

Llevamos mucho tiempo tratando esta cuestión de la ilegalidad, el intrusismo y el abandono en el que los artistas e intelectuales se encuentran. Desamparados con tibias leyes, presionados para no perder público o sujetos a la ley de mercado que te obliga a ridiculizar los precios de las creaciones.

El panorama no puede ser más patético. Entre la primera y la segunda noticia no existe franja alguna, tal vez, cierto cinismo al manifestar que la cultura generó ganancias. En cualquier caso, y de ser cierto, se tratará posiblemente de ese 16 % que no entra en los cálculos estimados de los inconscientes que siguen pensando que el arte es universal, eso sí, sin pasar por caja..

El Mundo digital


lunes, 2 de febrero de 2015

Improvisación u obra cerrada: dos mundos opuestos.

En el mundo de la música han coexistido desde siempre dos formas de composición antagonistas. Por un lado, la improvisada o espontánea que conlleva, cuando ésta de calidad, un grado de creatividad y rapidez mental incomparables. A veces, se tiende a confundir la improvisación con el jazz, que en realidad toma esta forma de interpretación y composición como parte de su repertorio y que no debemos entender que la improvisación no está sujeta a reglas. Las tiene. La improvisación tiene a su favor la impronta que hace de la composición musical algo natural e instintivo, más emocional. Cualquier antropologo que se precie la situaría en el primer estadío del ser humano como creador de un arte. Sin embargo, aunque muchos acusan a la música erudita o culta de rigor y análisis, hay que decir, que algunos recursos del Barroco como el bajo cifrado , quizás más sujeto a otras formas de improvisación a una norma, fueron muy utilizados como dan fe de ello las investigaciones más actuales.

En el otro lado de la balanza se encuentra la música compuesta con un formato cerrado, es decir, como obra acabada y  que tuvo su máxima representación en el Clasicismo, apoyado en los valores propios del periodo de orden y simetría heredados a su vez de la Grecia Clásica.  El Romanticisimo, los Nacionalismos e incluso el impresionismo, mantuvieron el rigor análitico y formal de una obra. A diferencia de la improvisación, el compositor dicta claramente aquello que quiere sea ejecutado con la mayor fidelidad posible. Incluso en este metódico y sistemático modelo de composición existe una fase de "improvisación", que se reduce a los instantes en el que " se juegan" con los sonidos para inmortalizar una idea final. No cabe duda que se trata de un proceso fuertemente vinculado a la razón y al método, como hemos dicho anteriormente, influenciado por el pensamiento que queda muy bien ejemplificado en El discurso del método de Descartes. La obra cerrada tiene la desventaja en su propia condición de obra cerrada, pierde frescura, naturalidad y se acota en los límites de su propia norma. Pero cuando la obra cerrada es de una belleza y calidad admirable, nada de ésto es echado en falta. Hay que tener en cuenta dos cuestiones importantes. La primera, un compositor del Clasicismo daba la obra por "muerta" una vez compuesta y representada no más de un año, y la segunda, muchos compositores retocaban sus obras tantas veces como fuera necesario para alcanzar esa obsesión de idea acabada y perfecta.

Ambas dimensiones están condenadas a caminar por senderos diferentes y nadie podría decir cuál de ellas es mejor, puestos a comparar. No cabe duda, que con la invención del fonógrafo y la aparición de la música grabada, el concepto de improvisación se convierte inevitablemente en obra acabada, sólo la música en vivo puede ofrecer este placer de escuchar a un intérprete desafiar los convencionalismos y las normas. Eso sí, la improvisación que en un principio era cosustancial al hecho compositivo mismo, conserva hoy el aspecto emocional de sus orígenes pero tiende a confundirse con las demostraciones acrobáticas del virtuosismo, muchas veces en un afán de egolatría enfermiza.

CONCLUSIÓN. Una obra de Mozart, Beethoven o Haydn, por citar tres compositores del período clásico, son perfectas en cuanto a su contexto histórico y los métodos de composición establecidos. Una danza tribal nigeriana acompañada de tambores, es perfecta en cuanto a su finalidad, su contexto y el carácter.

domingo, 11 de enero de 2015

Kong 2.015 berekekê

Ya está disponible mi última creación musical. Kong, no es sólo un álbum homenaje al filme de 1.976 aunque básicamente está inspirado en él. Es mucho más que eso, supone un merecido respeto al medio ambiente, a las culturas nativas indígenas cada vez más aglutinadas por la globalización con las consecuentes pérdidas de identidades que occidente se ha propuesto homogeneizar bajo la bandeera de un sólo hombre, un sólo pueblo.
Es a su vez un profundo rechazo de las propsecciones petrolíferas que Repsol viene efectuando en las Islas Canarias ante la impotencia de sus pobladores que ven como la justicia, la política y la empresa caminan juntas de la mano y hacen caso omiso de los derechos y las formas de vida de cada uno en particular y de la mayoría en general.
También es una mirada a Dian Fossey, a la antropología, al conocimiento y a la proclama de un planeta para todos.
Kong está más cerca de la obra de John Barry que la de Max Steiner, ambos grandes compositores a los que profeso una profunda admiración.
Los nueve temas que componer el álbum recorren sucintamente escenas del filme King Kong de 1.976.
Los que busquen música de vanguardia, experimentos o la conversión de mi modo de componer a otros géneros o estilos se sentirán profundamente decepcionados. Kong no es pretencioso en este sentido, les animo a que se dejen llevar por los sentimientos más que por el análisis o el estructuralismo.
En breve estará disponible en los espacios virtuales de venta online como Amazon o iTunes por citar algunos. Para los más ansiosos, CD Baby, encargada de la producción como en tantas ocasiones ya lo tiene a vuestra disposición. En la Web Oficial, clicando en el menú MEDIA están los trechos de estas nueve experiencias en el campo de la banda sonora.
Como siempre, espero que disfruteis de ello.

Kong CD Baby
Web Oficial berekekê

sábado, 10 de enero de 2015

Balance 2.014


Las estadísticas siempre son referencias nunca hechos consumados, nadie sabe hasta qué punto alguien entró a visitar tu web o tu blog por error o por mera curiosidad sin mayores pretensiones. Es dificil de medir siempre la calidad de un dato estadístico, y esto lo aprendí de mi profesor de matemáticas a lo que por entonces se le llamaba bachillerato.
No obstante, nunca es arriesgado hablar en términos de cómputos. Detrás de ellos siempre hay personas que por uno u otro motivo han mostrado un cierto interés en tus artículos o en tus obras publicadas.
Las estadísticas también pueden conducir a sobredimensionar el estado de las cosas, especialmente las virtuales si estas tienen en cuen ta las veces que uno entra para escribir un post o modificar o eliminar otros o bien por la curiosidad de volver a reller lo escrito. Por ello, no he tenido en cuenta el número de visitas sino el de visitantes y dentro de ello, y lo más interesante, la procedencia de los mismos.

Otro dato de significación es en qué momento dichas visitadas se produjeron. Durante un tiempo, por ejemplo, este blog, sin tener constancia de ello, había eliminado el traductor online que Google ofrece y al que hay que agradecer para en cierta forma intentar acercar la información a los no hispanohablantes con todas las consecuencias que un traductor virtual conlleva: el lenguaje es algo personal e intrínseco de cada comunidad de hablantes, a veces es imposible transmitir el verdadero contenido que se esconde detrás de cada palabra o frase. Recuerdo por ejemplo que para los hablantes de lengua portuguesa, exquisito es todo lo contrario que para un hablante de lengua española y así podríamos continuar hasta el infinito de las estructuras semánticas e incluso contextuales de cada significante y significado.
Además de esto, hay que añadir, que también la web oficial sufrió una modificación en el contador de visitas en este año, teniendo que instalarlo nuevamente en mayo, con lo cual no aparecen aquí los datos anteriores a esta fecha.

Para mi, la importancia de este memorandum de visitas tiene un valor puramente personal y sentimental. Cualquier persona que ha demostrado un mínimo interés en saber qué es lo que he publicado merece todo mi respeto y agradecimiento proceda de donde proceda o profese la religión, la raza o la ideología acorde con su pensamiento.
En esta estadística tampoco entran los contadores de visitas de otros blofs publicados en otros idiomas como el francés, el alemán o el inglés a los que acudo de vez en cuando para cotejar o para añadir algún comentario novedoso.

La web oficial se despidió en 2.014 con 476 visitantes, como he dicho anteriormente a contar desde el 22 de mayo, fecha enn que reinstalé el contador.Brasil,Grecia,
Federación rusa,Perú,Italia,Dinamarca,Reino Unido,Alemania,Tailandia,EE.UU.,
Albania,Singapur,Bulgaria,Indonesia,Argentina,Portugal,Belgica,Polonia,Pakistan
Vietnam,Hong Kong,India,Chile o Rumania han sido sus visitantes en este año.
El blog, que había sufrido las consecuencias de una falta de interés de no hispanohablantes por la cuestión argumentada del traductor, tuvo un radio de acción de  aproximadamente 438 visitantes. Francia,Brasil,Italia,Colombia,Rumania
EE.UU.,México,Venezuela,Panamá,Argentina,Alemania,Perú,México
Japón,Suecia,Uruguay,Bolivia,Serbia,Costa Rica,Chile,Republica Dominicana
Nicaragua,Portugal o Indonesia se acercaron para leer mis posts.

AGRADECIMIENTOS:
A veces uno tiene la tendencia de perder la perspectiva de la influencia que otros juegan en favor o contra y que en gran medida determina el éxito o el fracaso de cualquier empresa a la que se aventure. En el campo de mis patrocinadores cabe mencionar y agradecer desde el más sentido de los agradecimientos a Cd Baby que lleva apostando en mi obra desde 2.003 y que se encarga del dificil trabajo de promocionar y producir mis álbumes y en la aureola del mismo Amazon, iTunes, Spotify, Tradebit, y otros muchos que han confiado en mis propuestas artísticas sin menoscabo de intereses particulares con la independencia que otodo artista reclama. En el campo de la expansión social de berekekê, Jimdo, que me ha brindado sus servicios desarrolladores de web para que esto sea una realidad y dentro del mundo de los blogs, a Blogia con la que también me une un cariño especial de años y que con mis acertados o desacertados artículos, jamás ha puesto o quitado una coma a los mismos respetando la independencia del berekekê articulista e investigador. También, como ya he coentado, mis blogs en otras lenguas como blog.fr, blog.co.uk o blog.de, Altervista o Skynet Blog Services con la misma política de respeto y libertad. Existen también otros espacios como Artistopia o un grupo al que espero sepa perdonar mi olvido de artistas independientes de todo el mundo en el que publicamos nuestras novedades.
En el campo de los que operan en contra del berekekê artista y persona tambiién se encuentra un ámplio grupo que lejos de parecer democráticos, tildan con acepciones impropias mis trabajos sean literarios o musicales. También se encuentran bajo este colchóon de desafortunados críticos mucha élite artística, políticos, empresarios, ricachones de segunda fila sin cultura previa y un largo etcétera de ignorantes e imbeciles (en el sentido más suave del término) a los que cabe añadir medios de comunicación, redes sociales o fanáticos de poca monta siempre dispuestos a infectar tu correo electrónico con sus maléficos fines.

Los artistas aprendemos de unos y de otros desconfiando de los artificios del halago y obteniendo un beneficio de la crítica más dura y cruel. Por eso, a todos y todas, muchas gracias por estar ahí.

berekekê