Translate

Store berekekê CD Baby

lunes, 22 de junio de 2015

Björk; un prodigio en el mundo del hipersurrealismo

Resulta a veces complicado establecer categorías. En algunos casos hay preguntas que buscando la generalización o la etiqueta se conforman para establecer un juicio crítico de una persona. Por ejemplo, ¿le gusta la música clásica?. Es evidente, que la cuestión no es esa, porque dentro de la música clásica (sin ceñirnos a lo estrictamente conocido con el término temporal de clásico") existe una gran variedad de compositores con mejor o peor fortuna, talento o simplemente que no encaja en nuestros gustos musicales. Sería, entonces, más concreto pregunta si te gusta W.A. Mozart, L.V. Beethoven, J.S. Bach, etc.

Algo así suele ocurrirme con Bjôrk. Generalmente sería ridiculo decir que toda la música electrónica tiene cabida en mi campo selectivo. De hecho desde el "pachin pachin" hasta Bjôrk hay más de un océano y un continente.

No quiero entrar en detalles biográficos, ni en volver a repetir aquí lo que ustedes pueden encontrar en internet. Mi aportación es más una visión particular del prodigioso talento de Bjôrk.

Resulta, por tanto, dificilmente encasillable, cosa bastante común cuando un artista sobresale por encima del resto como es el caso que nos ocupa.

Para un humilde servidor, muy encorsetado en determinadas fomras musicales, estilos, conceptos, etc entender el lenguaje de la artista islandesa es harto complicado. De hecho, ni siquiera me he parado a leer las letras de sus canciones, me basta el mundo sonoro que la representa y que encuentro, con sentimientos encotrados, maravlloso y a su vez lejano.

Apreciar las capacidades creativas de un artista requiere bagaje, haber esuchado mucha música, tener una mente abierta pero sobretodo, sensibilidad para después profundizar por qué Bjôrk hace lo que hace y cómo lo hace. El espectro sonoro no tiene límites y ésta es una de las premisas con las que la compositora se enfrenta a cada momento creativo. Es también evidente que hay que tener una capacidad innata para que esas configuraciones sonoras tengan un efecto o mejor dicho, el efecto a conseguir.

Debería bastarnos con esto, para entender el verdadero alcance de las habilidades musicales de Bjôrk, pero además de ello, sería imposible reconocerla sin un video-clip en los cuales con tanta maestía nos acerca a ese mundo de lo que me gusta llamar hipersurrealismo. Esa originalidad es muy dificil de encontrar en estos tiempos y de ahí su gran valor.

Para finalizar, Bjôrk es tan mortal y tan terreste como el resto de nostros, aunque a veces no lo parezca. En estos últimos años, la artista ha sufrido toda suerte de desventuras y embestidas del destino que ha sabido volcar en su nuevo trabajo. Y es que donde hay genialidades, ni siquiera el destino tiene la última voz.

Sin lugar a dudas, Bjôrk es una de las mejores artistas que ha dado este siglo, algún día, hasta los menos osados sabrán reconocerlo.