Translate

Store berekekê CD Baby

domingo, 24 de julio de 2016

New Frontier: ¿hacia atrás o hacia delante?





Espero y deseo que ningún norteamericano me acuse de injerencia. Como habitante de este planeta me preocupa el rumbo que tome la política de los Estados Unidos de América.

No voy a negarlo, siempre he defendido los lemas de la Revolución Francesa, aunque apostillando “para quien es merecedora de ella”.

Por tanto, que los republicanos vuelvan a ocupar la Casa Blanca no será una buena noticia, al menos para mí.

Repasando la Historia de la presidencia de Norteamérica difícilmente un hombre convencido como yo en los derechos civiles podría defender las posturas que durante mucho tiempo representó el Partido Demócrata. Justamente, Abraham Lincoln (republicano) fue un consumado abolicionista. El libro de Todd Purdum, An Idea Whose Time Has Come, revela como Barry Goldwater, nominado por los republicanos, votó en contra de los derechos civiles. Fue entonces, cuando se invirtieron los papeles y hace difícil entender que un demócrata de hoy pueda hablar de un demócrata de entonces, del mismo modo que ocurre con los republicanos.

Hacer pronósticos y estadísticas es inútil, de ellos damos buena fe los españoles, y es impredecible en manos de quien estará el gobierno de los Estados Unidos de América.
Tal vez, el elefante pise al burro y entraremos de nuevo en una era Busch, hijo, al que por cierto, no puedo negarle algunas luces.

Si esto es así, muchos de los grandes proyectos emprendidos por Barak Obaman habrán caído en saco roto: la Seguridad Social (sanidad), las relaciones con Cuba y un mejor entendimiento con el resto de sus vecinos del planeta. Sin duda, Obaman, con las luces y sombras de cualquier presidente, ha conseguido que la imagen de los Estados Unidos de América sea de “igual a igual”.

Aquel gran logro de Abraham Lincoln, desarrollado más tarde por J.F. Kennedy de una Norteamérica para todos y todas es una de las manifestaciones más importantes que definen al pueblo norteamericano. Aunque todavía queda mucho por hacer, especialmente con los grandes perjudicados, los nativos de estas tierras a los que nunca me cansaré de defender.

Si asumimos el valor de las estadísticas, Pew Research Center revela que desde la llamada “Generation X” (1965/1981), la tendencia ha ido a favor de los demócratas.
Por géneros, las mujeres son más demócratas que republicanas, lo mismo ocurre entre razas en la que hispanos y negros se muestran más a favor.

Sea cual fuere el destino de los EE.UU. de América, apelo a la sensatez y a la salvaguarda de los derechos que en su Historia se han logrado. Por su bien, y por el de todos los que pertenecemos a este planeta llamado Tierra. Dicho de otro modo, Dios bendiga a América… y que nos coja confesados.

REFERENCIAS: