Translate

Store berekekê CD Baby

domingo, 20 de agosto de 2017

La guitarra clásica: orgullosa de su exportación



Hay una tendencia para los que no gozan de cierto nivel cultural musical a confundir guitarra clásica y guitarra flamenca. A grandes rasgos la diferencia es sutil pero haberla hayla. Por eso, no es ético decir que Paco de Lucía es un guitarrista clásico, o al menos, a mi no me lo parece.

Los orígenes de la guitarra también resultan ora confusos ora tergiversados. Hay quien la considera heredera directa de la vihuela renacentista y hay quien descarta cualquier relación con ella aún cuando ya Alonso Mudarra compusiera algunas piezas que no quedan del todo definidas ni para una ni para otra.

Pero no es la intención de este post hacer un recorrido cronológico u organlógico por el maravilloso mundo de este cordófono. No, como bien indica el título de este post observo, como en tantas otras cuestiones nacionales, un injusto descuido del valor de la guitarra clásica.

En un breve recorrido por el canal de videos más popular de internet resulta por un lado desesperanzador y por otro orgullo patriótico (término hoy muy denostado) escuchar las obras de nuestros grandes compositores españoles como Tárrega, Albeniz, Rodrigo, etc en manos allende de nuestros mares y tierras, si lo son, lo fueron o lo serán.

En un enlace que más abajo pongo a vuestra disposición, comprobareis la proporción de intérpretes de guitarra clásica españoles y no españoles.

Ignacio Ramos Altamira, en su artículo “Historia de la guitarra y los guitarristas españoles” pone el acento en esta cuestión. Los franceses, como casi siempre, nos tomaron la delantera en hacer suyo un instrumento eminentemente español en manos de laudistas que se interesaron por ella Hablamos del s. XVI  y de nombres tan ilustres como Leroy o Mrolays,. (Altamira, pag. 27)

No quiero entrar tampoco en discusiones sobre las interpretaciones de piezas españolas en manos de guitarristas no españoles, pero ciertamente, a algunas le faltan espíritu y a otras precisión (incluso tocadas por eminentes figuras de la guitarra de origen español que por respeto no quiero nombrar)- Otras, en cambio, son envidiables y ofenden por en cuanto uno mira con cierta tristeza a qué se dedica la juventud española hoy en día y cuáles son sus aficiones. La inmensa mayoría entregadas a consumir y nunca a deleitarse con el aprendizaje de algo y la creación. Verdaderamente, un desperdicio nacional.

Que la guitarra clásica fuese admirada y beatificada en Latinoamérica no resulta del todo incomprensible. Tampoco entre nuestros vecinos portugueses e incluso si me apuran, ni en los estadounidenses, intérpretes algunos de muy buen calado. Pero menos común resulta que China o Japón, por citar dos países de culturas bien diferentes, hayan encontrado en la guitarra un modo de expresión tan antojosamente inexplicable. Sin embargo, y desde los tan atacados hoy nacionalismos, reduciendo todo a sus males y sin considerar sus beneficios, Rusia sintió también un verdadero placer como nos lo demostró Sergei Rudnev , 1955 quien en el prólogo de su obra “The russian collection vol. III” Editado por Orphee, manifiesta con apasionado sentimiento sobre la música folclórica rusa interpretada a guitarra. De nuevo envidiable. En ese mismo prólogo sostiene, y ratifico, que el proceso de ruptura con la cultura es irreversible.

Si la guitarra clásica está viviendo a día de hoy el camino recorrido por sus antepasados directos o indirectos, siempre le quedará París, o sea, volverá como todos ellos. Ahí tenemos a Daniel Zapico recuperando la tiorba o la resistencia de un Jordi Savall y su magnífico equipo envidiado pero ahora desde fuera.

Eso sí, ante esta enfermedad terrible que padece nuestras sociedades de querer enterrar el pasado, especialmente la sociedad española, como siempre alabando lo foráneo y convirtiendo al laicismo nuestra cultura en cualquiera de sus manifestaciones, como digo ante esta enfermedad, la guitarra clásica no ha muerto, aunque aquí ya le hemos dado sepultura, tal vez con la finalidad de algún día resucitarla y honrando la memoria de sus compositores e intérpretes ilustres.

REFERENCIAS:

 RAMOS ALTAMIRA, Ignacio “Historia de la guitarra y los guitarristas espñoales” Editorial Club Universitario Alicante, España 2005

RUDNEV, Sergei  “Russian collection vol. 3” Ed. Orphee. 1994

Guitarristas clásicos. Recuperado de compos.com.es https://sites.google.com/site/composguitar2/guitarristas-clasicos