Translate

Store berekekê CD Baby

domingo, 16 de junio de 2019

Don Giovanni y el MeToo


Volvemos a las andadas con el Don Giovani de Da Ponte/W.A. A Mozart.

Sugiero que antes de comenzar la lectura de este post , o como complemento del mismo, lean aquel otro que escribí en 2.014 “La descontextualización de la ópera”.

Creo que no hay peor manera de clausurar el 350 aniversario de la Ópera de París, y aunque como algún asistente dijo: “Mozart es Mozart”, también es injusto que se apropien de forma tan indigna de una de las óperas más destacadas del genio de Salzburgo.

La pretenciosa versión de van Hove no sólo raya en el anacronismo (que ya es un castigo de entrada), sino que además nos dibuja un Don Juan enrevesado y puesto en el tribunal del MeToo para su sentencia de muerte.

Cierto es que existen tantas versiones del singular “seductor” que caben múltiples interpretaciones del mismo, pero como estamos hablando del Don Giovanni  de Da Ponte/W.A. Mozart, resulta aberrante observar la falta de desconocimiento de quienes se someten y llevan a escena (al patíbulo cuanto menos) a un personaje que nada tiene que ver con lo representado. Es una burda patraña de querer ver con los ojos del s. XXI y ante las insulsas reivindicaciones y estúpidas sobre la mujer y su defenestración que más le valieran emplearla en cosas más útiles.

Es así normal que la crítica haya acogido encogida de hombros la propuesta ridícula del belga, como así hace constancia el periódico online EL MUNDO en su sección de cultura.

Si no queremos hablar de Mozart (que es lo que se pretende con la arbitraria propuesta de van Hove), entonces hablemos de Don Juna.

Josa y Lambea lo describen a la perfección en la presentación de “El gran burlador. Música para el mito de Don Juan” (2.007). Don Juan es un rebelde que se enfrenta al mismo Dios y le reta, el hombre sin nombre  que peca de ingenuo, no de perverso, enfrentándose a sus situaciones como un juego, con la fugacidad e irreflexiva acción del que será juzgado. En propias palabras de sus autores: “ … la muerte supone para el mito, el castigo de los castigos..” (JOSA, LAMBEA). Y yo añado, no caben juicios paralelos, ni trasnochados mensajes de inmoralidad.

En la misma línea se pronuncia Losada Goya en “ El Don Juan de Moliere y el Don Giovanni  de Mozart” (2.007) cuando dice que, en la espontaneidad no hay maldad. Don Juan no es un personaje que hace pleitesía a los más oscuros infiernos de la mente humana, sino un personaje cargado de testosterona que flirtea con el destino y su suerte.Y además, hace un flaco favor a la intleigencia de la mujer, que con bragas en mano se rendían a los brazos del adulador conscientes de sus hazañas.

Es erróneo apropiarse de las obras clásicas y contemporaneizarlas. Porque da la sensación de que buscan el show, la confrontación y la posverdad.

Profundizando un poco más en el Don Giovanni de Da Ponte/W.A. Mozart, cabe decir que, en ninguna de sus cartas conocidas (según el libro de Spaethling abajo referenciado) se menciona un interés obsceno o degradante contra la mujer. Simplemente se limitan a describir un espectáculo y sus entresijos. 

Pero podríamos ir mucho más lejos, aunque sólo entremos en el terreno de las especulaciones. En el Amadeus  de Forman (1.984) W.A. Mozart encuentra un motivo justificado para enfrentarse al mismo Dios, a su padre y sobreprotección, aún a sabiendas que el final es caer tendido a los pies de la muerte, de la justicia, de la razón. Es conocida la vida licenciosa del genio compositor que tenía como Pepito Grillo, el fantasma de su propio padre.

Por tanto, parece fuera de lugar banalizar con Don Giovanni  como van Huve ha intentado en favor de la causa ToOMe. Me parece aún mucho más grave, que la Ópera de París, una institución con 350 años de vida pueda dar alas a aventuras donjuanescas como esta.

REFERENCIAS CONSULTADAS

JOSA, LAMBEA y RECASENS El gran bulardor. Música para el mito de Don Juna publicado en: http://digital.csic.es/bitstream/10261/11593/1/El%20gran%20Burlador.%20M%C3%BAsica%20para%20el%20mito%20de%20Don%20Juan.pdf

LOSADA GOYA, José Manuel El Don Juan de Moliere y el Don Giovanni de Mozart. Universidad Complutense de Madrid, 2.007 publicado en:  https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=9&ved=2ahUKEwiqp4LD-O3iAhUsx4UKHYY0AGwQFjAIegQIAxAC&url=https%3A%2F%2Fdialnet.unirioja.es%2Fdescarga%2Farticulo%2F2554406.pdf&usg=AOvVaw2f7f5MSkIV1KaQC_T_juAI


SPAETHLINO, Robert Mozart´s letters, Mozart´s life. NORTON, 2.000

lunes, 3 de junio de 2019

Un siglo en el fubá

Para quienes me sigan en mi blog en portugés advertirles que este post NO es una traducción de aquel otro, pues es evidente que para muchos brasileños hay cosas que son obvias y no merecen ser comentadas y por lo tanto carecen de setndio insistir en ellas.

Todos aquellos hispanohablantes o no que me sigan por este blog en castellano tendrán una visión un poco más ámplia de aquello que por naturaleza ya conoce cualquier brasielño con propiedad.

Si yo les habalra de José Gomes de Abreu, con toda probabilidad muy pocas personas podrían darme una respuesta, pero si yo digo "Tico-tico", albergo al menos la esperanza de que un gran porcentaje sí estaría en condciones de decir algo.

Zequinha como era conocido popularmente José Gomes de Abreu fue el compositor del famosos choro Tico tico no fubá y que le dió la inmortalidad con la que todo artista sueña (los más afortunados pueden contar con más de una obra por la que se le recuerda).

La famosa composición de Zequinha se estrenó en un baile cuando tocaba con su orquesta y tuvo tanta repercusión que se convirtió a lo largo de todos estos años en el segundo himno de Brasil.

Sobre la vida de José Gomes de Abreu cabe decir que fue tan peculiar que sólo con ella cabría escribir una novela. Su madre quiso que fuera sacerdote y su padre médico y aunque ingresó en un seminario, huyo de él para entrar a trabajar en la farmacia de su padre. Con el tiempo también ejerció otros oficios que compatibilizaba con su gran pasión que no era otra que la música y que ejerció como intérprete, compositor y profesor a lo largo de su existencia.

Tico-tico ha pasado a la historia como una de las más conocidas (si no la que más) del músico brasileño. Hasta muchos estudiantes de Conservatorio y profesores les he oído tocarla para dmeostrar sus habilidades pianísticas. Carmen Miranda revalorizó y exportó al resto del planeta la conocida obra de Zequinha y ha servido de inspiracion al menos a cinco bandas sonoras de peliculas. La letra fue añadida después y existen varias versiones de la misma, una de ellas del mismo Ney Matogrosso, uno de los cnatores más fascinantes de la escena musical brasielña.

Suele ocurrir que una composición eclipesa a toda una vida dedicada a crear y dar vida a músicas. José Gomes compuso valsas, tangos, foxtrtos y oros géneros que tristemente no corrieron la misma suerte. De entre ellas cabe destacar "Branca" una de las mejores valsas brasielñas que he esucchado en mi vida y que estaba dedicada a la hija de un jefe de ferrocaril llamada de ese modo.

Dicho esto, pasemos a explicar algunas cuestiones que puedan pasar ajenas a cualquiera qe no sea luso hablante. ¿Sabe que es un Tico-tico? y ¿fubá?. Si no le ha mordido la curiosidad, le diré que el primero es una de las aves más populares de Brasil, un pájaro del que existen un gran número de subespecies y que suele ser de tamaño pequeño como el ruiseñor o el jilguero, por citar dos ejemplos conocidos. El "fubá" es el nombre con el cual es conocida la harina de maíz en Brasil.

Aunque existen varias especulaciones, nadie sabe por qué Zequinha le puso ese nombre a su composición, por cierto tuvo que modificar "farelo" por "fubá" ya que había una obra anterior con ese título.

El secreto para componer una música de tal magnitud, popularidad y alcance nadie lo tiene, aunque sí existen estudios que confirman que determinadas músicas, por su entramado melódico y configuración, tienden más a conseguir una mayor audiencia.  Lo realmente interesante, es que un siglo después, el ticoc-tico sigue en el fubá.

Blog de Frtiz Dobber sobre Zequinha (en portugués)

Tico- tico (en portugués)