Translate

Store berekekê CD Baby

jueves, 25 de julio de 2019

música a todas horas: cuando el arte pierde su valor

La publicación online Xataka en dos interesantes artículos dibuja un panorama desolador para los artistas y creadores de música.

Por un lado, el cierre de Best Buy a la venta de CD´s tras la inevitable crisis que sufre el formato siguiendo los pasos del vinilo (ignoramos si también vivira´una segunda juventud).  De otro, un informe en el que nueve artistas revelan que pasaron de generar 2.000 euros mensuales a 50 euros anuales en Spotify.

Ante estos hechos, no cabe duda de que la industria musical sigue en caída libre. Algunos medios de comunicación han publicado que las nuevas formas de poder subsistir dignamente como artista vienen del todo en uno que ofertan determiadas empresas del sector. Es innegable que escuchar música grabada ha pasado de un placer y rito a una intrascendente cotidaneidad de colocarse los auriculares en el móvil anque ni se esté escuchando realmente nada. Realmente es patético.

Además, como la música grabada ya no es garantia económica, los artistas la tienen apenas como un escaparate donde mostrar lo que más tarde en un determinado espectáculo en vivo y con "la lección aprendida" después de haberla oído unas 15.000 veces, ofertarán previo pago a su público.

Pero dos cuestiones importantes se escapan de este desolador panorama de la música en particular y del arte en general.

El primero, ya lo hemos referido. En mis tiempos, escuchar música era sentarse a eso, a escuchar música y a deleitarse con los magníficos arreglos que un estudio puede ofrecer un espectáculo en vivo no. Nada tiene que ver asistir a una actuación en directo que a una audición con el, casi siempre, talentoso trabajo de la tecnología y sus profesionales. Debemos añadir que son cosas distintas y hay quien ya confunde las churras con las meninas, porque hay cosas que no puede dar un directo por mucho empeño que uno le ponga en ello.

En segundo lugar, determinadas músicas no nacieron con la intencionalidad de llevarse al directo. ¿Qué pasa con estos aristas en los que me incluyo? la respuesta es simple: condenados a vivir bajo el zapato de la mediocridad y de los negocios low cost. 

Podríamos añadir una tercer cuestión. Ningún streaming puede ofrecer música de calidad por mucho que te quieran decir lo contrario. El formato estandar de estas plataformas es el mp3 (archivos comprimidos que restringen frecuencias y hacen vagos a nuestros oídos para percibir la grande de la variedad del formato .wav.

Para algunos y algunas, esto ya lo sabíamos desde hace mucho tiempo, otros prefieren seguir engañados o consumiendo basura musical de pésima calidad a base del chunga chunga, y cuatro horteradas de cuidado.

Debemos, por último insistir en que la música también requiere de una educación . Es un placer encerrarse en un cuarto y dediarse a ella (seguro que las miles de horas que un ténico dedica en su estudio lo agradecerá) y no utilizarla como una mera forma de "llenar" estúpidamente el asombroso espacio que nos brinda el silencio.

Xataka: Best Buy deja de verder CD´s
Xataka: De 2.000 euros al mes a 50 euros al año