Translate

Playlist sondclick

lunes, 24 de febrero de 2020

Río y el mayor espectáculo carnavalesco del planeta

Estamos ya en pleno epicentro de Carnaval y cada barrio, pueblo, ciudad o país vive a su manera esta fiesta tradicional que se remonta y encardina con nuestro pasado.

Hacer comparaciones sobre cuál es el mejor Carnaval no conduce a ningún lado, especialmente si tenemos en cuenta las grandes diferencias que separan a unos y a otros. Tampoco estas fiestas están exentas de la realidad que nos circunda. Venecia ha tenido que suspender su clásico y elegante Carnaval por razones de seguridad ciudadana tras conocerse algunos casos de infectados por el coronavirus.

Sin duda, al hablar de Carnavales todo el mundo se remonta a Brasil, que es, por antonomasia uno de los mayores espectáculos del planeta. Y para ser justos deberíamos especificar que el Carnval de Río de Janeiro con el desfile de sus "escolas de samba" por el Marques de Sapucaí es un referente indiscutible de imaginación, color y tradición en estado puro. Por cierto, a ver si algunos periódicos comienzan de una vez a llamar las cosas por su nombre NO es LA SAMBA sino EL SAMBA.

Para muchos foráneos y desconocedores de los interiores de esta magna celebración que todo carioca o brasileño espera, habría qu puntualizar que no se trata exclusivamente de desfilar, sambar o de ponerse un disfraz. Cada alegoría del desfile de Sapucaí tiene un significado, un contexto y un trabajo enorme de meses de dedicación. Hay una red estrucutrada de recursos materiales y humanos que hacen posible esta maravilla que cada año se hace realidad a golpe de batería de samba de enredo.

Cada "escola de samba" dedica en su presentación anual un homenaje, una crítica social, política o de otra índole y no es solo bailar o pasearse por el sambódromo. El cómputo total de participantes sumarían entre todos casi una ciudad entera y a ello hay que añadir el trabajo de vestuario, carrozas, compositores, carnavalescos, etc. No es una cabalgata como las que se exhiben en otras partes del planeta, es mucho más que eso y por esta razón lo hacen inigualable.

El Marqués de Sapucaí se convierte en el centro de confluencia por unos días de las miradas de todo ser humano que sepa valorar y entender esta festividad que representa para el brasileño un símbolo indiscutible de su cultura y forma de entender la vida. La pobreza se disfraza de nobleza, las desiguladades se difuminan detrás de un disfraz, donde un médico comparte "ala" con el más desafortunado que trata de sobreviri cada día. Brasil, y su mayor exponente, Río, representan el cúlmen de la verdaera democracia, el escenario en el que nuestros más anhelados sueños de convivencia se hacen realidad, donde la magia toma el trono al menos hasta la "quarta feira".