Translate

Playlist sondclick

jueves, 21 de junio de 2012

A un hermano olvidado


En el anterior post realicé un comentario sobre el insigne e inmortal compositor de Salzburgo, W.A. Mozart.

Leyendo sus cartas en un libro, cuya reseña os dejo más abajo, encontré la sorprendente historia de Michael Hadyn.

No dudo que en los círculos más próximos a este mundo e historia de la música, Michael Haydn no sea un desconocido, pero puedo afirmar categóricamente que es uno de los olvidados del Clasicismo y comienzos del Romanticismo.

Del libro tratado, se recogen algunas correspondencias que mantuvo con W.A Mozart, una admiración mutua mantenida entre ambos. Hasta tal punto, que cierta sinfonía se le atribuyó a W.A. Mozart, error subsanado y desde entonces menos interpretada en la sala de conciertos.

Michel Haydn, como alguno ha podido ya suponer, fue el hermano menor del padre de las sinfonías: F. J. Hadyn, en una familia de doce, de la que tristemente muchos murieron infructuosamente en el camino de su vida, algo por cierto, nada extraño en aquel período de nuestra historia.

Si las buenas relaciones con W.A. Mozart quedan abiertamente expuestas en estas correspondencias, menor fue la que mantuvo con Leopold Mozart, dado a una cierta rivalidad profesional y un recelo de uno sobre otro.

Michael Hadyn tuvo una extraordinaria carrera, y un gran catálogo de obras, siendo las religiosas las que más determinaron a diferencia de las de su hermano. Sin embargo, también se le atribuyen 40 sinfonías reconocidas.

Organista y violinista, Michael Hadyn también fue profesor de contrapunto de Carl Maria von Weber, y de Anton Diabelli, por citar algunos de los compositores posteriores de cierta relevancia.

Estuvo muy vinculado a la música coral en la catedral de San Esteban y en la de San Pedro, en Salzburgo, y al igual que su hermano, tampoco fue un compositor viajero.

Tal vez por haber sido hermano de F.J. Hadyn, tal vez por estos descuidos de la historia que tratan de imponernos sus héroes, Michael Haydn ha pasado a la sombra, si no al olvido para muchos.

No cabe, pues, considerando el afecto y admiración de W.A. Mozart, pensar que Michael Hadyn fue un compositor mediocre (recordemos que W.A. Mozart se inspiró en una de sus obras para su Réquiem).

Simplemente, cabe decir, que fue uno más de los olvidados, en esas tretas que el destino juego sobre la vida de los seres humanos.

NIEMETSCHEK, Franz Xaver Mozart English edition Berghahm Books 2.007
SPAETHLING, Robert Mozart´s letters, Mozart´s life. w w Norton & Company, New York, 2.006